domingo, 30 de septiembre de 2007

Despierto.

"Hoy reflexiono sobre los instantes, los de ahora y los de antes, (...). Doy fe de que el amor existe que come, duerme, calza y viste". Fran Fernández y Patricia Lázaro.

Se acaba esto, señores. Lo he pasado muy, pero que muy bien. Y que me quiten lo bailao.

d.

miércoles, 19 de septiembre de 2007

Prioridades.

Cuarto curso con menos equipaje. Optativas encantadoras e Historia de la Lengua para compensar. Francés o italiano. Representación de alumnos y menos horas de Sala. No sé si quiero más consejos de departamento. ¿Y Junta de Facultad? ya veremos. Miércoles con o sin. Versátil.es y todo lo que supone. Capoeira, piscina y carreras con mp-3 por el parque, por el paseo del cauce o por el estanque de los no-patos. Carnet de conducir, que ya es hora [coche, coche, coche, cocheee...]. Editorial clandestina a punto de ser retomada, señores. Seguimos probando. Huecos nuevos. Invitaciones y propuestas. Textos. Teatro. Películas y peliculeros. Urueña pendiente. Y Zaragoza. Sorpresas. Cambiamos el zapato fino por las zapatillas de sprintar. Volvemos a la vida de vértigo. Viajaré cuando llegue el invierno.
d.

domingo, 2 de septiembre de 2007

Noticias de Olga.

Ayer recibí noticias de Olga. Hacía tiempo que no sabía nada de ella. Me llena de ilusión en el camino recibir noticias suyas, tan necesarias para seguir luchando por las cosas que creo, por los proyectos que nacen y asustan pero encantan, por los cada día de aventura desde que despierto hasta que paso la noche sólo (y sola) medio dormida escuchándola. Atrave(r)sando fronteras entre realidad y ficción, me sirve para sentir que los héroes empezaron siendo hombres, que los artistas grandes se iniciaron desde lo diminuto. Y es que ella, es un ejemplo de esfuerzo sobresaliente. Por eso me la creo en sus mails y en sus canciones. Es artesana y artista: inspira arte, por eso no necesita musas, ni musos, ni musarañas. Es cuentacuentos con las manos y médico de dolores con la voz. Qué ganas de volver a verla.
Admiración blanca.
Escuchadla.
d.

Piedritas.

Algún día, todos pagaremos los daños y los infiernos que causamos a personas a lo largo del camino. Y sólo entonces sufriremos desmedidamente: cuando los recuerdos lapiden lentos el alma hasta su muerte.


Tú también.
Los tuyos también.
La tuya también.

d.