martes, 30 de enero de 2007

Me parece a que a Nadie le amarga un dulce.
Es que tiene problemas de estómago.
¿Alguien tiene alma-x?
Duenda, digiriendo.

@#$=¿?X!!

¿Un caos? Insoportable. ¿Un moscón continuo? No la puedo ni ver. ¿Malas caras? No me extraña... ¿Crueles intenciones? Qué decepción. ¿Egocentricidades? De más. ¿Y los alumnos dónde? ¿Falsas modestias? Aunque lo entiendo. ¿Paciencia infinita de unos pocos? Ánimo y seguid brillando. ¿Resignación consentida? ¡No lo entiendo! ¿La trastienda de los horrores? Qué poco gusta nuestra presencia, ¿eh? ¿Decisiones indecisas? ¡No os ponéis de acuerdo! ¿Créditos para arriba y para abajo? Uf, uf, uf. ¿Enemistades? No me gusta notar eso. ¿Flojera? Y yo pensando que eran unos apasionados... ¿Caretas mal colocadas? ¡Que se ven, coño!
Nooo...
¡Un consejo de departamento!
Y sin lazo bonito para desenvolver.

domingo, 28 de enero de 2007

sábado, 27 de enero de 2007

:-)

No creo en las casualidades. No creo en la suerte. No creo que el mar pierda el sabor a sal. No creo en los milagros. Ni en ese Dios que nos han pintado.
Cada día tengo más claro que detrás de las grandes cosas, siempre siempre hay hombres y mujeres de carne y hueso.
Creo en la magia y en las coincidencias planeadas que nos acercan a lo bonito, que nos invitan a tener una vida menos... sencilla. Aunque nadie más lo sepa.
Duenda.
Buen finde a todos, como siempre.

viernes, 26 de enero de 2007

A mi manera, claro.

¿Reglas? Y mucho menos impuestas con el argumento tan típico de "porque lo digo yo y punto". A mi manera, À ma manière, To my way... ¿acaso lo tengo que decir en chino? Pues resulta que no sé; pero sobretodo cuidadito con mi tranquilidad, porque no te permito. Ahora sólo mis exámenes. Lo demás me da bastante igual. Y suerte a todos.
Duenda.

miércoles, 24 de enero de 2007

Formas y plastilina.

Hay formas aparentes, externas. Hay formas negativas, continentes. Hay formas positivas, contenidos. Hay formas formales, formatos. Hay formas formalizadas, maneras. Hay formas reglamentadas, técnicas. Hay formas copulativas, de ser y estar. Hay formas de descanso, soffing. Hay formas espirituales, ohm... Hay formas para guardar, no dentro de un cajón. Y luego, hay formas no personales que no responden a infinitivos, gerundios ni participios. * * * * * * * Es que hay formas, y formas. Como cuándo éramos niños y jugábamos a darle forma a las nubes y a manipular la plastilina hasta merendárnosla. Supongo que tanto hablar de crear, corregir, limar y obtener resultados... obsesiona un pelín. De todas formas, a ver si no bloquea.
* * * * * * *
D - ¿Dónde está mi plastilina?
R - Y yo qué sé, a mí qué me preguntas...
D - ¿Me ayudas a buscarla?
R - Es que estoy muy ocupada.
D - Pues así lo llevas claro.
R - ¿Por?
D - Eres tú la que necesita crear algo con ella.
R - ¿Y eso quién lo dice?
D - Yo no sé moldear, solo soy tu proveedora de materia.
R - Vaya, así que el marrón me lo comeré yo, ¿no?
D - Me temo que sí.
R - ¿Dónde está mi plastilina?

Dicotomías, buscando su plastilina.

martes, 23 de enero de 2007

Piruleta pendiente.

Es cierto: todo a su tiempo. Pero con las ganas, a veces se me olvida. Soy impaciente cuando algo me gusta, cuando noto tirón y me doy sin pensar mucho - y sin corregir nada, porque nunca me ha gustado retocar - en arrebatos de espontaneidad que, expresada verbalmente, parece que traduce ideas vacías y estúpidas... que no lo son, pero no sé explicarme mejor. Y además, que no rima. De todos modos, gracias y os debo algo. Hasta después de los exámenes.
Y a ver si conseguimos unos altavoces...
y de paso un nombre, ¿o qué?
Duenda.

sábado, 20 de enero de 2007

jueves, 18 de enero de 2007

¿Has traido pastillas para no soñar?
Es por si vamos demasiado alto...
Duenda.
Te vivo en el recuerdo de una calle
cuyo nombre no escribo por silencio.
Te vivo en una foto en blanco y negro
donde llueve en domingo y poco importa.
Te vivo en el absurdo mediodía
que insiste en que comamos amapolas.
Te vivo en esa plaza de la historia
donde todas las voces se rompieron
pidiéndole al futuro que llegara.
Los poemas perdidos de Eleonora
que Mariana encontró no sabe dónde.
MACARENA TRIGO.
Gracias por la visita encantadora.
Duenda, dando guerra.

martes, 16 de enero de 2007

Gracias.

Gracias por cada visita de sueños comunes. Gracias por cantarme al oído palabras con sabor a mora. Gracias por tus confesiones al otro lado... en el viento. Gracias por tu color de Sur y por las horas de insomnio. Gracias por proponerme que pintara mis sueños. Gracias por la magia de algún rato roto. Gracias por esa voz cantarina que me recuerda mi sangre. Gracias por las metáforas naranjas. Gracias por tocar y retocar en los adentros. Gracias por entrar sin llamar. Gracias por tus abrazos de estación. Gracias por llamarme bruja. Gracias por guardarme todos los ositos de goma de color rojo. Gracias por intentar aprender a decir no. Gracias por aquella noche de borrachera y desayuno. Gracias por no escatimar en tiempo aunque sea una pesada. Gracias por atreverte a compartir una cerve sin conocernos. Gracias por la sonrisa que me regalas cuando llego a clase cada mañana. Gracias por cada noche filosofando: ¡hay fiesta en el Aberdeen! Gracias por ser mi mejor amigo durante mucho tiempo. Gracias por ser todas y cada una de las cosas que yo jamás seré. Gracias por confesar que estuviste enamorado. Gracias por abrirme los ojos y no me da la risa. Gracias por no felicitarme el año nuevo. Gracias por los paseos por bosques verdes. Gracias por ser un apoyo adolescente. Gracias por ganarte la categoría de ángel aquí. Gracias por superar conmigo desde el otro lado del charco. Gracias por seguir alumbrando desde arriba. Gracias por no asustarte con mis neuras existenciales. Gracias por dejar brillar a "la niña del gorro". Gracias por las siestas del verano rizando mis rizos. Gracias por todos y cada uno de tus besos imperfectos. Gracias por poner punto y seguido. Gracias por adorarme siempre. Gracias por tus meteduras de pata y tus bizcochos. Gracias por sonetear mis cabreos. Gracias por respetar mis errores y mis horrores. Gracias por la acogida y el humo de canela. Gracias por saber escuchar hasta el final. Gracias por guardar bajo llave todos mis secretos. Gracias por tu poesía. Gracias por desaparecer de mi vida sin explicar nada. Gracias por loz azules. Gracias por ser parte de mi vida. Hay días, en los que sólo cabe la alternativa de agradecer. Porque la vida no es más que un puzzle de momentos enlazados al azar: sin preparar ni corregir ni borrar ni adornar.
Duenda, ideando.

domingo, 14 de enero de 2007

Mis elegidos.

... yuju!
Ya tengo mis reseñas.
Que me perdonen mis dos Musos,
pero me da miedo que no le gusten al Señor Blas.
Y claro, pues...
la nota es la nota.
Sigo, sigo, que aún queda mucho por hacer.
Enero es Enero.
Duenda, tautologizando.

14 versos alejandrinos.

He estado escuchando a Clara Montes y ¿sabes? te he echado de menos.
y qué me importa!...
...si ya tengo soneto.

Duenda, con 14 versos alejandrinos.

p.d. parecía más difícil: olvidarte y el soneto.

jueves, 11 de enero de 2007

Me asomo: Olguita!

Paréntesis entre losquehaceres enerosos. Olga Román aterriza en Pucela. Y, de casualidad, veo un cartelito en Platerías que emociona; y el estómago despierta el recuerdo de un subidón gratificantísimo, cuando Sabina nos vino a ver y nos dejamos la paga de la semana, el frío que aprieta en estos meses, las horas de cola contenta y las ilusiones medianas para ver en directo al Rey de los canallas de la poesía, del saber hacer - mal - los afanes de la vida y los desgastes de los motivos que no-s sobran.
Con acierto y un poco de prisa, entramos en el Teatro Cervantes. Lleno pero como en casa, aunque seamos un poco sosos y un poco - de más - prudentes. Traje Naranja, rizos desiguales, voz limpia que cantaba versos, manos contadoras de cuentos con los que apetece asomarse al mundo de los Adentros. Dos butacas ocupadas, mucha palma de punto y seguido y algún rato tapándonos un poco para echar la lagrimilla por ese mar - supongo que azul - que afinaba dulce Olguita.
Pintó el aire, la colega. Dibujó estelas de silencios ordenados. Mecía las Nadas con Todos bien agarrados despacito en percusión. Y vaya cuatro acompañando y marcando el camino de las historias. Especial música de fondo. Olor a madera vieja y un señor a mi izquierda que no paraba de encontrarse a gusto en su sillón: pobre hombre, debía ser por la emoción. Alguna canción de regalo, que nos portamos muy requetebién. Pero me quedo con ésta:
He dejado de hablar con las paredes,
de repetir tu nombre.
He dejado de perderme en los bares,
de buscarte en la noche,
de rendirme al amanecer.
He dejado de pensar si algún día,
tal vez, si tu quisieras,
tal vez volveriamos a ser lo que fuimos,
lo que un dia quisimos, lo que nunca tuvimos...
Y ahora ya ves:
ya sé cómo seguir adelante,
ya sé cómo seguir aunque tú no estés,
no ha sido fácil, pero ya sé.
Ahora ves,
aunque cada mañana me cueste,
aunque a veces me equivoque
y te nombre, fue sin querer.
Aprenderé.
He dejado de burlarme del tiempo,
de reirme del amor.
He dejado a un lado mis hazañas,
ahora cuido las palabras,
lo que hago y lo siento.
He dejado de esperar eternamente:
tal vez lo que ha pasado,
sea para mejor.
He dejado de llorar por las esquinas
y ahora espero
que la vida me traiga otro tiempo de amor.
Y ahora ya ves.

Pues eso, ahora ya ves. Y de guinda, ganas sencillas de contarse cosas entre sonrisas gratas, sin más. Compartir humo, y una cerve entre prisas por aquello del no llegar - demasiado - tarde. Una bonita primera cita, jajaja. Ha sido un placer Celia, claro. Así da gusto. A ver si a la próxima, se nos unen más a dar la nota, ¿no?

Genial, gracias. Duenda.

p.d. Subidónnnn! (y ojalá dure).

p.d. No hubo "y sin embargo te quiero", pero me da igual ;-)

martes, 9 de enero de 2007

GH sin cámaras.

23, 24, 25, 31, 2, 6, 8...
¿Cromos repetidos para intercambiar en Cantarranas? ¿O acaso estamos jugando un bingo de tarde dominguera? ¿Son los puntos de habilidad, fuerza o similares? ¿No serán distintos un D...? ¿Los años de algunos? ¿Copas que nos bebimos entre todos algún finde?
Comienza oficialmente mi vida de Gran Hermano.
Pero sin cámaras ni confesionario.
Que Dios reparta suerte y vino: si en el fondo nos gusta esto... Que los milagros existen igual que la lotería y los sueldos para toda la vida de Nescafé.
Y que no se nos constipe la alegría, coño.
Duenda.
p.d. Oh oh...
p.d. mi ordenador está muriendo definitivamente =-(
p.d. igual me despido para un poco de tiempo... ¡echadme de menos, jo!
p.d. Y no dejéis de postearme, que sino esto muere un poco.

sábado, 6 de enero de 2007

¡Reyes Magos!

Madrugón, igual de impacientes que cuando éramos niños. Roscón de Reyes, pero este año no hubo suerte ;-) Ilusión en hacer regalos más que en recibirlos... Mucha música, mucha idea original, mucha sorpresa... Mi Año Nuevo, empieza entre hoy y mañana. En realidad el lunes, ¡que volvemos al tajo! ¿Y a vosotros qué os han traído los Reyes? Un beso! Duenda. p.d. Gorrito de chueca de iNvIeRnO!!... más guay... :-D

miércoles, 3 de enero de 2007

Insomnio.

(...) - ¿No puedes dormir? - No. - ¿Por qué? - Mmm... me pican las orejas. - Vaya, eso no puede ser bueno. - No lo es, las tengo rojas. - Yo te soplo un poco, espera. - Pero no hagas ruido, que me da miedo. (...) - ¿Todavía no puedes dormir? - No. - ¿Y ahora qué te pasa? - Tengo demasiadas cosas en la cabeza. - Pues déjalas sobre la mesa. - Ya, pero es que una se ha atascado. - Vaya, ¿te ayudo? - No, quita. No manosees mis sesos. (...) - ¿Sigues sin poder dormir? - Ya lo ves. - ¿Y ahora qué te pasa? - Tengo los pies helados. - ¿Te presto mis calcetines? - No, no, tengo que acostumbrarme. - ¿Cómo? No entiendo, pero si estás diciendo que... - Schhh! Calla. Escucha despacio, que no hace falta entenderlo todo. (...) - ¿Duermes ya? - Ahora sí. - ¿Y qué sueñas hoy? - Que soy un pez y tengo una memoria de 2 segundos atrás, solamente. - Qué aburrido. - Zzzz...

martes, 2 de enero de 2007

¡Un tesoro de Pirata!

Los vientos del Norte han traído un tesoro. Gracias, Pirata de las Nonadas.
Con el año nuevo llegan detalles a estrenar y tú no podías ser menos, claro. Ha sido una sorpresa preciosa.
Un abrazo, Capi.
Duenda.

lunes, 1 de enero de 2007

Primer día del Año.

Bonita noche: de cerves con los de confianza, algún tabú y mucho chinchón. Y un mejor despertar aunque no llegué al chocolate con churros. La lista de propósitos del 2007 terminó hecha cenizas en una copa de champán. Y el bizcocho sabe mucho mejor cuando se parte en 11 trozos y tocamos a poquito por cabeza. ¿Qué nos traerá de nuevo este año? De todos modos, con momentos buenos y peores, seguro que aprendemos cosas. Como cada año que va pasando y nos vamos haciendo menos niños...
La verdad que no cambio mi año 2006 por nada en el mundo. Sólo pido al nuevo año que me siga rodeando de gente buena y de verdad, porque cuando se goza de la compañía auténtica y el cariño transparente, poco más hace falta. Y yo voy sabiendo mejor cómo distinguir el agua limpia del chapapote.
Así que Feliz Año Nuevo. ¿Y cuál es tu deseo?
Duenda.