martes, 27 de febrero de 2007

Finiquitado.

Que guste o no, pero ya está. Guerra, mucha guerra, siempre. Está la puerta abierta, que cantaban. Ha sido un placer, claro. Duenda, a secas. p.d. bloggeros y cía: no desaparezco. Pasa que mi ordenador ha explotado. La emoción y el desgaste, ganaron. ¡Buena semana! d.

viernes, 23 de febrero de 2007

El crack de Krahe.




El Jueves, visita especial en la Facul. Me enamoro de los ojos sonrientes de Méndez Rubio, me encandila la sabiduría sabinera de De Miguel y me visto de gala por dentro, que el gusanillo de la emoción nerviosa se estancó un buen rato desde que aparece Krahe. Buen rollo roto durante un minuto por un tocapelotas ignorante, al que Pedro lidió estupendamente: ¡ooolé! Javi, de modereitor y la Cocreta en el ala izquierda del Salón de Grados, muy juntita. Un play que no se resistió, finalmente. Aparece una Blanca muy guapa y una Celia al otro lado del teléfono a la que eché mucho de menos.


Concierto de las canciones más literarias del Crack: un zozobra (¿completa?) a la sombra de un ciprés (¿alargada?) con Rita (¿la cantaora?). Vaya guay. Me quedo sin autógrafo y sin beso de barba blanca y suavita; pero me llevo otras muchas cosas: antes, durante y después. Cerves entre pique por ranciedades, humo compartido, charlas filo -ilógicas, confesiones y un duelo poético improvisadísimo. Viernes a clase con resaca, uf. Y sí, acertásteis: NUNCA olvidaré este día.


Buen finde.
Duenda, museando.

jueves, 22 de febrero de 2007

De Yannick Noah.

Je suis métisse, un mélange de couleurs.
Oh métisse, je viens d'ici et d'ailleurs.

Marcher pieds nus dans la ville, en sandale dans la jungle. T
u sais l' mélange est facile, il suffit d'être saint. Je suis une éclipse qui rencontre un solide. Je suis fier d'être métisse, j'ai la chance de choisir.

Si parfois je me perd au milieu des ***. Si j'ai besoin de repères, mes racines me guident. Un sentiment basé, un élan une chance, une si belle mosaïque et dans mon coeur ça danse.

Je suis la preuve vivante que tous les humains sont les mêmes. Je suis l'enfant d'Adam et Eve, je suis un rêve comme Ismaël. En Israël renie ta haine et fait sourire les hommes. J' mélange de gants j'ai la tamise métisse des Indes et du Brésil.

On est Métisse comme Chad et Bob Marley.
Tu peut t' marer ou bien t' barrer d' parler Multicolore, anti-connards et tous mes colocataires. Pour des idées d'un monde plus métissé.

Je suis métisse, un mélange de couleurs.
Oh métisse, je viens d'ici et d'ailleurs.

Métisse.
Yannick Noah.

martes, 20 de febrero de 2007

Por querer, quisiera.

Por querer, quisiera ser viento
para estar presente sin ser vista.
Y quisiera ser sal
para tener siempre sed de otros
y limpiar muy bien algunas heridas.
Por querer, quisiera ser poeta
para escribir canciones menos azucaradas
y con mucho hielo argumental.
Y quisiera ser cuerda primera
para llorar agudo sin estar loca.
Por querer, quisiera ser piedra pomez
para dejar entrar en los poros
y aliviar durezas ajenas.
Quisiera ser, por qué no, roca inmensa
para ganar el pulso a las olas salvajes.
Por querer, quisiera ser pelusa de polvo errante
para no sentirme atada a ningunos ni nadies
acomodándome en cualquier rincón.
Quisiera, algún día, ser kilómetro
para sumarme o restarme al gusto
y salvar egocéntricas distancias.
Por querer, quisiera ser candil pequeño,
luz útil de oscuridades negras y buscadoras.
Quisiera ser fuego artificial,
desnudo integral de colores epidérmicos
y durar un poco más que una larga nada.
To become became become.
Duenda.

lunes, 19 de febrero de 2007

101, por ejemplo.

"...más de cien palabras,
más de cien motivos para no cortarse de un tajo las venas,
más de cien pupilas donde vernos vivos,
más de cien mentiras que valen la pena..."


The Quín.


Que pasen ustedes buena semana.
Duenda.


domingo, 18 de febrero de 2007

Transformándo-nos.




¿De hadas?
¿De hadas malignas?
¿De personajes de El Laberinto del Fauno?
¿De dragones?
¿De duende - s - alados?


Qué importaba de qué fuerámos por fuera si cada uno, por dentro, era lo que deseaba ser. Finde de magia desplegada, de caretas, de maquillajes excesivos, de colores chillones, de azucareros y aceiteras para tomarse los chismes, de sombras distintas, de mensajes sorpresivos y por cumplir, de otros cuadritos de luz y letras que gustan como siempre, de horas de curro, de bocatas a las cinco, de cena china PERO en casa, de incidentes en el pedal del coche, de alas que se doblan pero no se rompen, de sonrisas gratis, de gente encantadora, de rol narrativo, de invitaciones, de planear viaje, de tablao flamenco y manzanilla, de túnicas azules y purpurina que se pega, de minis en la calle. Días de cerves en buena compañía cerrando los bares.



¿Y tú, también te has disfrazado?

Duenda, azul.


viernes, 16 de febrero de 2007

Ellos dos.

Mis Reyes Magos, claro. En noches como la de hoy me doy cuenta de la suerte que tengo a pesar de las muchas discusiones, de los no - quiero - entender, de los sermones, de los hija - por - favor - no - fumes, del intercambio de papeles a ratos, de lo serio en las bromas y de las coñas que molestan... a pesar de todo, por el AMOR que me tenéis. Que me lo contáis con los ojos y con los "¿ya te vas? hija, casi no te vemos". Y con los "te quiero" al oído, qué ricos saben.


Cada esfuerzo que habéis hecho; el aguantar mi mala ostia; cuánto habéis respetado todas y cada una de mis decisiones y cómo habéis tenido siempre el regazo dispuesto para una desilusión; la libertad absoluta que me habéis dado aunque haya sido rabiando... qué regalos.
Me encanta que contéis conmigo así. Os adoro.


Pitu.

lunes, 12 de febrero de 2007

domingo, 11 de febrero de 2007

Finde de matrícula.

Sábado a la mañana.
Una lunera puntual y una niña verde que se duerme y llega tarde. Viajamos hasta Alejandría en busca de tesoros algunos antojadizos, otros necesarios. Padarita a desayunar y contarnos cositas: uno, dos, tres... ¡mil! Mucha risa y pocas explicaciones, que sobran. Seguimos en busca de música y más libros. La Hora Azul me espera en una estantería preciosa, no encuentro El Hilo de la Vida; pero a cambio, y en una venada, me llevo a Olga Román a casa en forma redondita y brillante.


Sábado a la tarde.
Surgen los primeros esbozos de lo que será mi última práctica de una asignatura que me ha chiflado. Mucho de visual y algún verso que se escapa. Tarde descansada pero intensa, dedicada a las cosas que más me gustan. Cómo se nota que hemos terminado, ¿eh?


Sábado a la noche.
La Curva de la felicidad en Calderón contada por 4 tipos buenísimos con los que me he llevado grata sorpresa. Una no - tapita con el grupete, que ya tenía yo ganas de veros y un abrazo de tata que me gritaba bonito un "te echo de menos". Una cerve y mucha discusión entretenida. Entre El Penicilino para las heridas y dos botellas de tostadillo a repartir entre 7, nacen las lenguas sueltas y las conversaciones - entre tres - de estrujar por dentro a ver qué sale. Algunos ninjas y un Samu al que se me olvidó felicitar a tiempo; una Rocío a la gallega tan saltarina como siempre y un MMS con rinconcito vetustense firmado por Capi. Mucho chiste malo pero la serenidad de poder disfrutar SIN PRISA de los ratos, sin mirar el reloj, porque no hay que madrugar para estudiar, señores. De eso, de momento, ya no.


Domingo.
Resacosamente dulce en pijama esperando que alguien venga a visitarme. Fotos, comments in & out y cafés pendientes: Anira, que no se me olvida. Proyectos iniciados y otros sólo en la cabeza. Miércoles con horas que arreglar. Planteándome seriamente volver a tener un currele porque la pela se termina y así no se puede. Ganas de empezar mañana y de seguir armándola. Más seguridad y menos tontería. Punto y seguido, de eso se trata. No sé cómo irán las notas que me quedan por saber, pero desde luego estos dos días han sido de matrícula de honor. Sois geniales. Beso a todos!
Duenda.

jueves, 8 de febrero de 2007

Dosis de realidad.

Hay gente muy buena, está claro. ¿Qué tanto afán por alimentar ego? ¿Quién? ¿Tú qué te crees? Despierto. No es para tanto, en realidad, pero estoy ilusionada. Es un muy buen comienzo y me lo estoy ganando solita. Siempre habrá gente mejor que yo, así que no me canso de intentarlo pero... En fin, no me paso de la raya, solo estoy contenta. Hay quien lo hace mejor, claro. No soy ninguna eminencia. Pero tengo muchísimas ganas. Sigo. Me dejo el pellejo porque quiero. Las felicitaciones de ayer no son más que el envoltorio del caramelo ácido que me ofrecen hoy. Basta. Justita dosis de realidad. Sigo y punto. Algo así. En la facul y en casa.


M
e está bien empleado, por inflarme. Es fácil acostumbrarse a los elogios, pero no me pegan. Me lo curro y lo pienso seguir haciendo, a ver qué se piensan... ojalá llegue el día en el que me importe tres pepinos lo que me digan - tanto bueno como malo - pero resulta que lo pienso mucho, mira tú por dónde. Sobretodo cuando me lo dice gente que me importa. Sumando sermones con cariño, por si un día se gastan. Y para otra vez me callo y no comparto tonterías. Y lo demás, patatas. Pero siento rabia. Y decepción. Conmigo, la primera de la lista.


Duenda.

miércoles, 7 de febrero de 2007

Aunque tú no lo sepas.

No lo puedo contar y tengo un nudo en la sonrisa. Hay cosas que a veces no se dicen, sólo se VIVEN. En realidad no sé bien cómo me las arreglaré sin. Grito con los ojos pero llegan ecos gastados. A lo mejor no hay nada que escuchar. O a lo peor se percibe demasiado. No estoy triste, estoy gris. Aunque tú no lo sepas.
Duenda.

Opciones.

Por favor, si se atasca o avería la máquina tienen las siguientes opciones:
a) ¡¡¡Patada!!!
b) Se ruega avisen en la cafetería.
c) ¡No la den golpes!
d) Pero uno pocos sí se pueden dar.
La cafetería está abierta de 08:00 h a 21:00 h.
¿Qué opción escoge usted? ¿Y por qué? ¿Ha metido ya usted la monedita? ¿Recuerda qué número tiene su chocolatina? ¿Que le ha tocado sólo el reintegro? Disculpe las molestias, no me queda cambio. Y además, no ha recordado correctamente el número de su chocolatina: era unmillóntrescientoscuarentaysietemilnovecientoscincuentaysiete. Casi. No ha habido suerte. Otra vez será.
Máquina expendedora de la facultad.
Se trata de... oPciOnEs.

martes, 6 de febrero de 2007

En los posos del café.

"Oye, que tengo muchas ganas de verte, ¿dónde estás?" Pues en casa pero voy corriendo. Planeando bajito entre retales de cosas usadas sin temor alguno a las turbulencias. Es lo bonito de la gente como tú. Sin callar. Caos de secretos en los posos del café y conexión sin electrocircuito. Rapidez asombrosa para captar a la legua, que sabes mirar muy bien, y mil ganas de COMPARTIR colores y formas. A cien por hora: de odios diminutos y de almas gigantescas. Disposición y sonrisas, quién primero es lo de menos. Sin que se encalle la piel, que el vaho del espejo empaña pero no empapa. Hoy he vuelto a casa con el alma grande, que cuenta otra. Hasta la próxima sorpresa, Ce.
Bimba (¿?).
(va, pero Duenda también).

lunes, 5 de febrero de 2007

Bandeja de entrada: mail de Olga.

Claro. Mail de Olga Román. Es tan normal... jajaja... ¡¡menuda flipada tengo encima!! me pasan cosas tan especiales, últimamente... Qué fuerte, qué fuerte, qué fuerteee. Yo no sé esto... ¿forma parte de un plan que desconozco? ¿acaso algún muso sabe lo que me va deparando la vida y cuál terminará siendo mi sitio? ¿me merezco estas inyecciones AZULES?
Puse un mensaje en su libro de visitas y me ha contestado. Pues eso. Hoy Olga Román ha hecho de mi lunes algo maravilloso. Bueno, en realidad Olga y otras personas de mi 'todos los días' que me acercan al rumbo que voy buscando firmemente desde hace no mucho.
Sigo sin creer en las casualidades; pero, ¿cómo no voy a creer en la magia? ¿Gracias Duenda? ¿ELLA a mí? No puede ser, esto no tiene ningún sentido. Os comparto un cachito, que me muero de la emoción, si no.
"Gracias Duenda (...). Supongo que hoy buscaba algún comentario que me aliviara de este pequeño vértigo que me da cantar en mi ciudad. (...) Me ha emocionado lo que escribiste (...) GRACIAS... lo he visto de milagro (o casualidad) y me da fuerzas y ánimos para no dudar tanto. No he leído más después de leer el tuyo. Me ha bastado. (...)".
Wow. Gracias a tí, Olga.
Duenda, con más complejo de Amélie que nunca.

domingo, 4 de febrero de 2007

Vosotras tres... y yo.

Me encanta esta foto. Seguimos iguales. Bueno, iguales - iguales no. Pero aquella noche sentía el mismo gusanillo en el estómago que siento hoy. Porque seguimos siendo tan jóvenes como ayer, con las mismas ganas de comernos el mundo, de hacer mil locuras, de amar contracorriente, de luchar por las causas perdidas, de que nos den abrazos y mimos sea cual sea la hora del día...
Hoy tengo especial gana de hacer lo que me salga de dentro. Sin dar explicaciones, sin pedirlas. De explotar, de explorar y de contar al mundo quién soy, quiénes somos, qué idea tenemos de la vida y cuántas cosas nos quedan por vivir. Me la sopla que esto salga espontáneo, que no se considere bonito, que se opine que no es literatura. Ni siquiera un relato corto. No me importa. Quiero experimentar, moverme, saber, descubrir... ¡seguir buscando lo maravilloso en lo de a pie!
Porque hoy tengo ganas de contar a todos que tengo tres tesoros eternos, que están conmigo siempre, a las duras y a las maduras. Gratuitamente. Que la vida es corta y hay que vivirla con prisa calmada, pero sin esperar a nada ni a nadie, solo os consiento a vosotras tres, ya lo sabéis muy requetebién. La vida de cada uno es propiedad privada. Un pequeño gran coto privado de caza. De caza de sueños, no penséis barato. Sigo dispuesta a compartir los míos con vosotras, porque sois de lo más grande y valioso que tengo y lo conseguimos entre todas, no nos vino impuesto. Aunque todo haya cambiado mucho y nos cueste coincidir y partir horarios para tomar un café o pasar una tarde fuera, cuatro lindas en un coche... ¡hay que repetirlo!
Os adoro, encantadoras. Aunque a veces no nos soportemos y un puñado de ocasiones no me entendáis porque no me explico bien. Dejadme a mi rollo, como siempre. Al final siempre me pilláis el camino y sonreís de cada paso que doy. Y os alegráis de mi felicidad y lloráis con mis errores. Tengo un secreto de los que no se cuentan. Os lo debo. De momento, un abrazo, a cada una. Muy azul. De la Tata peque, Ruceta o Duenda. Hoy la identidad es lo de menos, lo que importa es SER, ni más ni menos.

Una de nosotras.

jueves, 1 de febrero de 2007

...y un kit-kat planetario.

Día completito, vaya vaya. Y con ganas de que pase mañana. p.d. espero que hayáis participado en el apagón, ¿eh? p.d. en el planetario, no en el neuronal.

Zzzz...

¿Después de un examen bien hecho? ¡Una cerve! Gracias, estela. ¿Después de la facultad? ¡Una visita, pero corta! Gracias, aralita. ¿Después de un bonito mensaje? ¡Compartir una bonita canción! Gracias, ce. ¿Después de una tarde de estudio? ¡Pues parlar! Gracias, gemucha. ¿Después de una llamada perdida? ¡Un café pendiente! Gracias, tata. ¿Después de un mail? ¡Una visita al blog! Gracias, macarena.
¿Después de comments lindos? ¡Seguir visitando! Gracias, pindongolera y anira. Entre intuición de un buen resultado, cerve improvisada pero mágica, mensaje loco y encantador, charla marujera con cariño infinito, ganas de verse el viernes porque se extraña sin decirlo, ilusiones de volver a encontrarse y un poco de vergüenza... z... Zzzz... buenas noches.
Los Lunnis y los duendes nos vamos a la cama.
>>...hasta mañana...<<
Duenda.
¿Después de una sistecita? ¡Seguir estudiando!...