sábado, 11 de diciembre de 2010

Nostalgias bobaliconas.

Cada verano durante las vacaciones de playa, un libro de Gloria Fuertes que me leía(n) antes de dormir la siesta. Era como la receta para ese rato en el que los adultos roncan mientras los niños se aburren. Tuve muchos cuentos de Gloria. Daba igual que me supiera lo que pasaba en los libros, siempre me reía en las mismas partes y siempre lloraba en las mismas partes. Pero Gloria no fue solo una poeta para niños, y esa otra cara de la moneda, la disfruto y la saboreo ahora más que nunca. Porque creo que la entiendo.

SIEMPRE CON LOS COLORES A CUESTAS: "No olvido cuando rojos y negros / Corríamos delante de los grises / Poniéndoles verdes. / Cuando rojos y verdes / Temblábamos bajo los azules (de camisa) / Bordada en rojo ayer. / Asco color marrón / Que siempre huele a pólvora. / Páginas amarillas leo hoy / Para encontrar a un fontanero / Que no me clave. / Siempre con los colores a cuestas. / Siempre con los colores en la cara / Por la vergüenza de ser honesta. / Siempre con los colores en danza. / Azul contra rojo / Negro contra marrón / Como si uno fuera Dalí o Miró. (De Mujer de verso en pecho, Madrid: Cátedra, 1996).

Además, no encuentro mis cuentos.
d.

3 comentarios:

tOrMeNtA dijo...

Me ha gustado ese poema. Me reconozco en eso que dices. Los primeros versos siempre son de ella. Aunque tengo un poema de ella que se titulaba "Todo en su sitio" y adivina dónde ponía al padre y dónde a la madre. Desde entonces se me cayó el mito. Haré una entrada algún día sobre aquel poema...
Un beso, linda.

zanahoria dijo...

Yo tenía también un libro con poemas de Gloria Fuertes que me encantaba :). No sé dónde andará, pero me han entrado ganas de buscarlo...
¡Un besuco!

Duenda. dijo...

creo que mi padre lee mi blog, jaja. me ha llenado de libros y cuentos de gloria fuertes por mi cumpleaños!!

:-D

d.