miércoles, 2 de enero de 2013

2013.

 

Nos hacemos mayores cuando dejamos de sentirnos inmortales cuando nuestros padres pasan de héroes a soldados de primera línea atrincherada cuando los amigos se reducen y los que quedan viven otras ciudades, otros contextos cuando lo único importante es tener amor con el que compartir rutina y seguir dando los buenos días al miedo plantando cara (y cruz) a lo que viene buscando esperanza entre la nieve y alegría entre las piedras. Cuando nos sabemos prescindibles es, precisamente, cuando nos hacemos mayores.

4 comentarios:

duenda. dijo...

merci?

d.

Gemma Watts dijo...

Un día me pregunté, ¿qué fue de ella?
Y ahí estaba, en el azul, donde siempre estuvo, pero un poco más mayor. Un saludo y un recuerdo.

duenda. dijo...

Gracias, señorita Watts.

Otros (saludo, recuerdo). Otros.

d.

Berta Cuadrado dijo...

Caminamos hacia la madurez. No es irremediable, es una cuestión de supervivencia. Pero conservamos algo infantil: coleccionar Principitos también es supervivencia.
Me gusta tu blog.