lunes, 24 de octubre de 2016

Coro.



Ecos formando un coro. Algo aquí no empieza a su hora. Se oye crujir la madera, pero no es el gesto pródigo que espero el que aparece, ni punteos aprendidos de memoria. Faltó poco para las melodías afinadas. Hay un acertijo donde entonces había una llave.

El cielo se encaja en las sienes.

Y la noche.

Dicen que se trata de no pensar. Para que no duela, dicen. Como si acaso te me olvidaras. Cuando con cada letra que trazo acaricio tu ausencia, tremenda y enfermiza manera de sentirte aquí conmigo. Quiero pensar que no te has ido, que sólo es que tienes el don de desaparecerte.

¿De qué lado estás? En las guerras siempre hay que posicionarse.

Esto no
es una postal de vacaciones.


d.

3 comentarios:

Alberto RUIZ YESA dijo...

¿Hay prisioneros?

duenda. dijo...

En las batallas de las guerras, los hay siempre, Drú.

d.

Esther Sanz Martin dijo...

Tata, como siempre la piel de gallina.
Es nuestra estrella que nos guía día a día. Hizo que nuestros caminos se unieran para siempre ( aún en la distancia). Sabes que te quiero mucho.