jueves, 23 de marzo de 2006

No me voy porque no quiero.

Buena noche, precios@. ¿Cómo vas? Disculpa el susto que te hice llevarte el otro día cuando te dije que cerraba esta ventana a mi pequeño mundo azul. Ya me conoces, soy impulsiva como la que más, pero no iba en serio. Bueno, en su momento sí lo fue, pero como decía en ese post: no quiero dejar de respirar. No cierro mi blog porque es como si renunciara a vivir sin pulmones para oler la vida, sin brazos para dar abrazos, sin voz para contar, sin ojos para amar... NO CIERRO MI BLOG. No me voy porque no quiero. Y ya. Estas semanas que pasé pachucha, me di cuenta de que quizá a veces no hay mucha compañía y una se enfrenta a ratos duros sin más cercanía que sus propias pasiones y no pienso renunciar a ellas. Me olvidé de mis láminas para cerrar ciertos círculos dolorosos y pasados; aparqué la pluma en un cajón porque hay que reciclar papel y yo malgastaba demasiado escribiendo inconclusiones; encadené la guitarra en la funda como si el trastearla fuera un mal regalo para el cuerpo que sólo se preocupaba de gritarme cuán mal me salía todo... fin: NO CIERRO MI BLOG. Y no cierro mi blog porque nos vemos poco (o mucho, qué sé yo) pero sé que me lees y mis chorradas, pasteladas o memeces de tres al cuarto te ayudan y, a ratos, te llegan. NO CIERRO MI BLOG. Ha bastado una semana en casa, un poquillo enfermucha para darme cuenta que esto es algo que me llena, que me gusta y que me ayuda y te ayuda. Quiero seguir escribiendo mis días, mis horas, mis ratos... contarte por qué estoy así, qué es lo que se me pasa por la cabeza, cómo va mi canción nueva, las ostias que me voy a seguir dando, los nuevos miedos y las alegrías que seguro también llegan... quiero seguir viviendo y seguir contándolo porque NO QUIERO CERRAR MI BLOG. ¿Me perdonas por el susto? En realidad no me atrevo a pedirte tanto, porque ya he metido la pata muchas veces y todas has estado cerca... de todos modos, no espero nada. Ojalá lo hagas, porque estoy necesitando mucho un abrazo tuyo, que estas dos últimas semanas me he sentido muy sola y la verdad, he estado pensando mucho en tí. Un beso, ya te sigo contando. Que descanses, yo ya casi estoy bien. Rut. P.D. Gracias Mami y Almu por cuidar tan bien de mí. P.D. Gracias a ese anónimo que se dolió de mi ida, porque gracias un poco a tí, también me QUEDO.

2 comentarios:

campanilla dijo...

se me permite a mi tambien alegrarme de tu vuelta?

Duenda dijo...

Se te permite, se te permite. Yo me alegro aún más de que te alegres, coki.

Un beso y...

Asgaya niña, asgaya.

Tu lady pucelana ;-)