miércoles, 11 de abril de 2007

Tan altos como la Luna.


Al fin serás un cristalino,
te contaba bajito

mientras limpiabas tus manchas
en un agua bendita de sueños.

En tu cuerpo
quedaron Variaciones en violeta

testificando deseos ocultos
como un cáncer sin desarrollar.

Como inciso
alegaste en tu favor

que era Tiempo de susurro;
pero ya era tarde para.
Todo quedó en una Metáfora imposible
que relata lo que no está vivo
...en este lado.


* * * * * * *

Tarde de sentidos y sorpresas, la de ayer. Javier de Luna, Artista - que no pintor - y papá de Aralita, expuso ayer una pequeña parte de los tesoros hechos a medida con los que juega entre paletas, rodillos, colores y horas vivas a contarnos cuentos maravillosos. Se hace llamar Sileno y lo encontraréis siempre entre obras sin terminar y en aquellos rinconcitos donde abunden las sonrisas.


Gracias por ser, los dos, tan altos como la Luna.

Duenda, descalza ;-)

2 comentarios:

pindongo dijo...

"Como inciso
alegaste en tu favor
que era Tiempo de susurro"
que no de Silencio.

Preciosa frase.

Sileno dijo...

Solo faltaron tus pies desnudos.

No quiero la frialdad
ni de las piedras,
en ellas pintare poemas,
para que hasta la escarcha
del invierno se derrita
en forma de lagrimas.