lunes, 9 de junio de 2008

Como putos huracanes.

Llegan, algunas personas, como putos huracanes.

10 comentarios:

Alejandra Escosell dijo...

Suerte, porque a mí -a veces- me cuesta sacar la fuerza de una pequeña brisa... Espero que me visites pronto, aunque sólo sea por el ciberespacio. Un beso duendecilla.

Marian dijo...

Totalmente de acuerdo...

besos

Dama Atómica dijo...

Y que bien sienta que existan esas personas, capaces de darte una buena sacudida...la calma, la brisa y el sosiego ya nos llegarán mas adelante.

¡¡Más acción, más riesgo, más vida!!

Un beso

Clara Santafé dijo...

Y eso puede ser bueno pero también malo, no?

Un beso

aralia* dijo...

Otras veces llegan otras que nos traen la paz de mares en clama...

Pero nunca, nunca, nunca tenemos lo que deseamos cuando lo deseamos, y si lo conseguimos, acto seguido deseamos cosas nuevas que no poseemos.

Ya lo decía Schopenhauer.

Beso*

y me pinto el pelo con rotulador dijo...

Y cuando se van queda el silencio de todo *rompido...

Un beso

Max Verdié dijo...

Come in, she said, i´ll give ya shelter from the storm.

Huracán en la versión española.

Jenny jirones dijo...

... y los demás acabamos -sin querer- matando a la bruja...

La cónica dijo...

Bien está que el viento te remueva el pelo. Bien que la velocidad te dispare la adrenalina. Bien que lo que tenga que desaparecer, se vaya con viento fresco, pero no dejes que los huracanes te lo arrebaten todo.

Se ven venir, a veces. Huir no es elegante, pero puede ser prudente. Y la prudencia te puede salvar de algunos desastres naturales...

Besos

Duenda. dijo...

Pues eso dije.
Y eso digo.
Así, simplificando.

d.