lunes, 29 de diciembre de 2008

Del 2008.

Cien pensamientos.
Abuela María y Diciembre y las mantas de colores y la nostalgia. Abuela Paula y su tristeza y mi cariño sin mostrar. Parque y Ellas en Valladolid y en Madrid y en Zaragoza y también en Logroño, que me lo han contado. Elena Bugedo y Granada por mail, por teléfono y en directo. Octubre y la tristeza y los nervios enfermos. Vicky y Cristina y Barcelona. Las muelas del juicio y el cojín azul y el hielo. Delatuya y todos ellos y los Ninjas y el verano. Ura y la fugacidad. Alba y los ron miel y los lazos y el viaje a Gales. May y Ciudad Rodrigo y las reflexiones compartidas y los tés con limón. Soledad y Nicaragua, todavía no. María y Taizé. Javier y los miércoles y la importancia y los detalles. Gemma y la herradura. Raquel y Saravia y su amor por la poesía. Nacho y Zaragoza y la acogida. David y Torremolinos y la excentricidad. Cristina y San Sebastián y toda la gratitud. Sofía y Gijón y las cerves y la lluvia. Evita y los customizados y el orgullo y la emoción por el otro. Mamá y las trece rosas rojas y los gritos. Papá y todo y más. Sileno y su arte y sus detalles. Deme y sus galletas. Alberto y el guitar hero y lo mucho que le quiero. Madrid y Altea y Manu. Marina siempre y Santander y Cualquier parte. Almu y Eva y nuestra alegría juntas y las cenas. El concierto de Fer Álvarez y Marcos y el pacharán. Oviedo y lo que queda. Lile y su consuelo y sus visitas. Lola y sus abrazos. Blanca y su ilusión. Isabel y sus ojos azules y sus ganas de vivir. Jenny y su perseverancia. Ce y su boda. Paraísa y su grandeza. Ángel y La Curva y las mariposas. Eme y Jack y la generosidad. Ediciones Lunes de Luna y la paciencia. El equipo decanal y el trabajo diario. Merche y su predisposición y su dulzura. Marisa y sus buenos días y sus cotilleos. El último curso y el miedo. Mi clase y mi pena y los disgustos y la indiferencia y la orla. Los jueves de Letras y las ganas. Peter y su torpeza y lo mucho que le quiero. Silvia y su cabezonería y su blog erótico festivo. Laurita y los claveles rojos y sus mimos. Emilio y su boca y su bondad. César y su talante y el CCO. Rodrigo y el esperanto y su esperando. Sergio de profe y sus no entender las vidas distintas. Maje y las locuras y la complicidad. El cinco en latín. José Pablo y agosto y clases y clase. Casilda y su cercanía y tantos libros y sus garabatos.
El señor sentado en el mismo banco del parque todas y cada una de las mañanas y el desayuno caliente que siempre le pienso. El frío de Valladolid que se nos olvida de un año a otro y las bolsas de basura justo antes de ir a clase. José Ramón y Cortázar y su vocación perfecta. Garrosa y su disciplina y el encanto exigente. Junio y la recta final y el ensayo de Gioconda Belli y las cuarenta y ocho horas sin dormir y los créditos por cuadrar y la décima que me faltó y Bolonia y el CAP y las reuniones en sillones donde me pierdo. Lacónica y el café que no nos pudimos tomar. Nacho y su atención constante. Ricardo y las llamadas que ya nunca cojo. Versátil.es III y Marzo. Los sacos de dormir. Los agobiones de Mayo. Julio y las ilusiones equivocadas. Dudas y Agosto y pérdidas y perdidas. Fiestas y Septiembre y las locuras que no curaron. Lourdes y su esperanza. El despacho grande y el sofá azul y la responsabilidad inmensa. El agua mineral y las fotografías y la guitarra desafinada. El domingo con más miedo del mundo transformado en tantas cosas. Una estación terrible y caótica y el aeropuerto que nunca he pisado. Una camisa verde y una americana negra y todo lo guardado hasta ese día. Publicar y reflexionar y pararse y dejar. Marihuana y un balcón. Norma y México y Ana y Luli. Fluorescentes y palabrería nueva. Nuevos adioses y más nuevos encuentros. Dios y la moqueta y la Palabra. Eva y Montjuic y los demás. Ana y sus cartas y aquellos años. Calderón y el olor de cada día y Hoy no me puedo levantar. Javi y Mérida y Noviembre y el Amor de lunes a domingo. Las trampas pequeñitas y las agujetas y las bata blancas. La RAE y los disgustos. Los cargos y los idiotas y lo que aprendo. El botón del volumen y las onomatopeyas y las palmas de las manos.

d.

9 comentarios:

Sabi. dijo...

Rut y su sincerdidad y amabilidad.
Rut y sus canciones entrando en la sala.
Ella y su mano en el pantalón mientras se fuma un cigarro.
La señora Ilma. y 'vamos a tomar un café'
Sus consejos...Qué grandes consejos.
Sus manos agarrando mis brazos para que no decayera.

La duenda y su magia azul y su sonrisa.

Orologiaio dijo...

Un año completo, sí.

(Pasaba por aquí... y me gustó)

Norman Jean dijo...

Y más! Y siempre!

Un vaisseau amiral des vents dijo...

Demasiadas letras tronca... pero fijo que muchas más emociones...

Buen 2009!

Lux dijo...

Espero que tengas dentro de un año cien pensamientos nuevos (y algunos no tan nuevos para entonces) que contar otra vez. Un beso (o más) duenda.

Duenda. dijo...

sabi: guapa!
orologiaio: bienvenido!
peter: yeah!
maría: nunca son demasiadas.
lux: o más.

d.

La cónica dijo...

Por café que no sea, Duenda. No he comprado muchas cosas en Lisboa, pero café y discos de fados, sí. Nos lo tomamos en Pucela o en Madrid, pero nos vamos haciendo hueco, pero ya. En el buzón te espero, tú dirás ;)

Un beso

eme dijo...

Mil besos

Duenda. dijo...

laco: te invito a versáti.es IV, az hueco tú para venir a pucela.

eme: mil más.