martes, 20 de enero de 2009

¡Un caramelito!

No me aguanto. No me aguanto. Y no me aguanto. Abocados al borreguismo general y, además, premiados por hacerlo. Nuevas técnicas para que el alumnado participe en su facultad y, en consecuencia, en su universidad y, en consecuencia, en el sector universitario a nivel regional, nacional, europeo y mundial del que ha decidido, libre y responsablemente formar parte. Pues nada, ahora a cambio de realizar las encuestas docentes por internet - debido al absoluto fracaso del sistema informático - las altas esferas sortean cacharritos luminosos y modernos. Porque no se trata de ser maduro y comprometido y estar informado, se trata de molar más. Y de hacer ver que las nuevas tecnologías están dando resultados para asuntos importantes, que los alumnos responden cuando no es así, precisamente. Pues no. Los alumnos no responden: está muy bien tener una cuenta de correo electrónico a la que lleguen notas y eventos culturales y sociales y cartas invitando a la participación masiva. Volvemos a lo mismo de siempre: Internet facilita, conexiona; pero no cohesiona, no soluciona. Y la realidad es la que es. Más asambleas de estudiantes, más reuniones con los representantes de alumnos y claustrales y menos ordenadores. Información, no informatización. Las relaciones humanas, directas. ¡Tu opinión tiene premio! Como si así aprendiéramos a tomar conciencia de la importancia de las cosas y de las consecuencias de nuestras actitudes. ¿Qué sortearán por luchar contra el Nuevo Máster en Educación, un viaje al Caribe? ¿Y por plantear nuestras ideas sobre Bolonia, un descapotable rojo? De coña. A ver si nos espabilamos, que estamos a puntito de salir al circo a que nos coman los leones y nos da exactamente lo mismo.
Y puede que me tenga que morder la lengua cuando pase el período de encuestas docentes y los resultados de participación hayan aumentado considerablemente. Pero me alegraré e todas formas: si el porcentaje de participación es mínimo como el año pasado, estaré acertada en mi opinión; si el porcentaje de participación se incrementa, estaré equivocada en mi opinión pero me alegraré de que la peña esté espabilando y se mueva, que es, ni más ni menos, lo que tenemos que hacer. De todos modos, el fin no justifica los medios. Un caramelito por reflexionar es un atraso completo en la educación universitaria de, en principio, personas ya adultas y en cierta medida con ideas formadas. Si participamos de nuestra universidad, que sea porque entendemos la importancia que tenemos, que sea porque entendemos que somos eslabones de una cadena que se está oxidando y no, por favor, porque entramos en un sorteo de no sé qué cosas.
d.

11 comentarios:

Jokin dijo...

A mí me parece no sólo muy triste, sino directamente mal, que se tenga que sortear iPods para que la gente haga las encuestas.

Lo de hacerlo por Internet, ya veremos. Visto lo visto en otros años (como encuestador y encuestado), donde la gente aprovecha ese rato para fumar un cigarro o tomarse un café, al menos tengo una cosa clara: los árboles nos agradecerán el ahorro de papel.

Como bien dices, ya veremos si donde dije digo tengo que decir Diego.

Me temo que no.

Sabi. dijo...

Eso del sorteo me enteré hoy mismo de ello. Muy triste, la verdad.

El regalar algo por realizar una encuesta, sea del tipo que sea, es lo que hace que la gente se mueva. El objetivo no es mejorar o reflexionar sobre lo que se encuesta, sino conseguir ese regalo. Es como una especie de principio básico que últimamente está siendo muy utilizado y que es penoso.

Utilizar los medios informáticos, lo que se conoce más por 'las nuevas tecnologías', me parece muy buena idea ya que se ahorra mucho más que por otros medios. Si el nivel de participación ha sido el mismo tanto por papel como por Internet, da una clara conclusión de que cada día estamos menos interesados en lo que nos rodea y que importa bien poco lo que suceda. 'Mientras acabe la carrera a mi me da igual' o el famosísimo 'si ya lo tenemos encima, qué más dará'

Las soluciones están en nuestras manos. Muchos no se dan cuenta de que tenemos poder y diligencia dentro de la universidad. Mucho más del que se imaginan.
Pasan poquísimas personas por la Sala de Alumnos para informarse sobre el funcionamiento de la Universidad. Y muy pocos acuden a las Asambleas a pesar de estar bien informados de ellas, de cuándo se celebran, de qué temas se van a abarcar.

Si por un 'caramelo' esto aumenta, muchas facultades mentales de muchas personas que están dentro de la universidad están disminuyendo.

Es como si nos trataran como animales.

Simplemente ridículo.

Marcos sala dijo...

Cuánta razón tienes. El otro día en una charla informativa sobre Bolonia a los alumnos de educación, la vicerectora de innovación creo que era, anunció esto de la encuesta.

Dijo que la encuesta con Bolonia se tendría en cuenta en un 20% para la calificación del profesorado. Cuando alguien le preguntó si veía eso coherente y adulto, ella contesto sin dudarlo que sí.

Lo triste es que todo el Bolonia se articula así, y que a los que hagan el nuevo CAP (el máster este en educación) si no lo paramos antes de tiempo, lo mismo le regalan un ordenador portátil a cada uno con el viaje al Caribe.

Oye, ¿a ver si es que la gente no protesta por si acaso es verdad y se lo regalan?

Me dan pena todos aquellos que como dice Sabi hablan de acabar la carrera o de tener Bolonia encima...me dan pena porque si siguen por esas, se darán cuenta demasiado tarde de su error, y entonces recordarán lo que tu dices aquí, y gracias a su pasividad, nos darán por culo a todos y cada uno.

Lile dijo...

No se trata de ser maduro y comprometido y estar informado, se trata de molar más.

De que me sonará esto?

Besos!!!

aralia* dijo...

Por desgracia, yo no estoy de acuerdo con lo que tú dices... yo estoy segura de que la participación se incrementará considerablemente.

LO que me parece horrible es que la gente solo funcione en función de lo que recibe a cambio de lo que hace... es patético.

Muás*

Zanahoria dijo...

Pero qué razón tienes...

Lux dijo...

Que se premie la participación en la realización de una encuesta voluntaria no es malo per se, la cuestión a analizar sería -desde mi punto de vista- qué motivación tiene la realización de esa encuesta. En este caso el equipo de gobierno de la UVa se mueve por la venta de cumplimiento de programa electoral, que incluía la informatización de la encuesta docente. El asunto de fondo es que esa promesa no se articulaba desde el convencimiento de que de esta manera se mejoraba la calidad de la encuesta y su participación, sino que era un guiño a los equipos directivos de los centros y a las comisiones de evaluación encargadas en teoría de su realización, y que se veían en esencia saturados de trabajo desde los dos meses previos a cada encuesta, paralizando de esa manera todo otro trabajo del personal administrativo de los decanatos que fuera necesario realizar, puesto que, fuera del gabinete central de evaluación, la universidad no dotaba de personal específico en cada centro para este cometido y además el Rectorado no podía suprimir la realización de la encuesta docente al estar fijada su obligatoriedad por los estatutos de la UVa. La no participación del alumnado en esta encuesta docente no sólo responde al supuesto "pasotismo estudiantil" también puede responder (como es mi caso) al convencimiento de que este tipo de encuesta no da ningún resultado específico digno de reseñarse, puesto que la comisión delegada de la UVa encargada de la concesión de los quinquenios de docencia no se lo ha negado jamás a ningún profesor de la UVa de acuerdo a los resultados docentes. Además la encuesta y sus preguntas adolecen de infantilismo surrealista como método serio para evaluar la docencia y requerirían para tomarse en serio un profundo cambio de cuestionario y de variedad de temas que engloben lo que llamamos "buen desarrollo de la actividad docente". Que cuente a partir de la adaptación al EEES el resultado de la encuesta docente para la valoración del profesorado es una idea estupenda desde mi óptica, pero que, con la estructuración actual de la misma, está abocada a la muerte por la inercia de cualquier proceso universitario, al menos en la UVa que desde mi experiencia personal funciona en base a ese modus operandi.
Siento el tochopost. Saludos a todos y un beso para duenda. :P

buscador de ítacas dijo...

El uso de medios informáticos no creo que sea precisamente un problema: podría ser algo muy bueno —quizá hasta necesario— si las encuestas sirvieran para algo...

No puedo evitarlo, cada vez que oigo lo de que participemos en las encuestas, que son muy importantes y blablablablablablá, no puedo evitar ser escéptico con respecto a que desde ahora vayan a servir de algo (recuerdo lo de que los quinquenios al final no se lo niegan a nadie, hasta con valoraciones e informes que deberían hacer, al menos, pararse a pensarlo, si no denegarlos directamente), como no puedo evitar plantearme lo de los regalos (y, ya puestos, el anonimato de la encuesta) y que... ¿no decía este que ahora tenemos por rector, en campaña antes de serlo, que iba a quitar directamente las encuestas (hasta que alguien le debió de avisar de que no podía)?

Lo siento, llamadme sensato, descreído, gruñón o pasota, pero (no, mejor pasota no), con los años que llevo por aquí y lo que he visto sólo como representante variado de alumnos... simplemente NO ME LO CREO.

bydiox dijo...

Yo ni sabía que se regalaba nada, todos los años relleno mi encuesta y no espero un premio por ella, lo único que espero es que sirva para algo.

Internet facilita, conexiona; pero no cohesiona, no soluciona. Internet (y la informática) es uno de los avances más importantes en la historia de la humanidad. Pero hay que saber usarlo. Como todo.

Duenda. dijo...

jokin: yo no criticaba a posibilidad de realizar la encueta pr internet y sí, el planeta tierra nos lo agradecerá. critico la forma de captar la participación. además, ¿hasta qué punto stas encuestas son relevantes? como profesor universitario igual me puedes aclarar...

sabina: muy bien dices, rídiculo. como representate de alumnos estás llamada a conseguir que el trato que recibáis siempre sea desde la seriedad y la madurez. adelante!

marcosala: lo mismo te digo y doy un paso más. como representante de alumnos estás llamado a conseguir despertar las mentes y la movilización de los estudiantes para defender lo vuestro. déle!

lile: esto se da en todos los ámbitos de la vida, claro. y sí, en oviedo esto se da mucho. besos!

aralia: me parece que decimos lo mismo, peo ya veremos. sólo hay que esperar. y dar guerra!

zanahoria: y no veas cómo me molesta... preferiría no tener razón y que las cosas fueran e otra forma.

lux: no veo reñida tu relfexión con la mía, sino más ien complementarias. has trabajado duro para el buen funcionamiento de nuestra facultad durante 4 largos años, me has dejado el mejor legado que has podido, sigo aprendiendo todos los días. tuve la oportunidad de conocerte como vicedecano de alumnos y muchos de los que aquí escribimos de compartir equipo de representación estudiantil coordinando y gestionando tú. y estoy orgullosa. si la facultad funciona "RAZONABLEMENTE bien" es en gran medida por tu labor. espero continuar por un buen camino. otro beso.

rodri: si existiera un "EMERITAGE" para un representante de alumnos, sería tuyo, sin dudarlo y estoy convencida que por absoluta unanimidad. estoy de acurdo contigo la mayoría de las veces aunque no me resigno a perder la esperanza. y sé que, de algún modo, tú tampoco. gracias. sigue construyendo!

bydiox: mi reflexión no era sobre el canal del que se sirven las encuestas, pero parece que no he sido lo suficientemente clara. esperar que sirvan para algo, no es suficiente. hay que moverse. empezando por la asistencia a las asambleas de estudiantes. te animo a la participación informada!

saludos a todos, y agradezco vuestras impresiones.

d.

Ana dijo...

Sí, es muy triste y todo lo que queráis. Pero bienvenidos a la realidad humana... digo animal. Como decís.
Y además digo que yo, cuando lo ví, pensé: "sí que tiene que haber tenido poco éxito estos años..." y luego pensé: "toda la carrera molestándome en hacer las encuestas, y ahora hubiera podido ganar algo por mi interés desinteresado".
De todas formas, me parece un gran avance lo de hacerlo por internet: menos papel, más accesibilidad, más flexibilidad. El único problema es el apoltronamiento humano.