viernes, 7 de agosto de 2009

Un regalo.

Rut sonríe porque no le gusta, a veces piensa que la vida es muy buena para ella, cuando es mala sueña que no se la merece. Rut piensa que otros no saben escribir de manera sencilla, que el pueblo llano no les dejaría abandonar su suerte. Hay días en los que le gustaría ser tan pequeñita como se piensa, que la pensasen tan grande como la ven y la besasen tan lento como imagina. Otros ratos me da miedo darle un vasito de agua, que por poquita que sea, o se la bebe o se vuelve cristal negro en sus mejillas. De un pasado de vértigos y nadies construye presentes de abismos y quienes, cuando se despierta sueña que está dormida, cuando duerme ve que está despierta. Sucesión continua de hamacas vengativas, en mis embobadas tardes, embraza lo que toca, queriendo lo que abraza.
Gracias, J.

4 comentarios:

Narazul dijo...

Duenda muy bonito. Besos.

lidia dijo...

me etremecio una mujer...no son mis palabras
pero a veces no las tengo
un placer
lidia-la escriba perenne
www.deloquenosehabla.blogspot.com

SauloS dijo...

Gracias por seguir regalando belleza en letra. Gracias de corazón

Besos

Duenda. dijo...

narazul: ¿a que sí?
lidia: ¿te estremeció una mujer?
saulos: dáselas a j, fue quien me lo escribió.

me gusta compartiros algunas cosas.
d.