lunes, 4 de octubre de 2010

"Y no olvides que me debes un viaje hasta el espacio y un par de borracheras para vomitar los años"

Es escuchar esa canción y me entra subidón nostálgico del que no molesta por un rato. Lo que dice la Señora Rae sobre "transición" a mí no me termina de convencer, así que mejor cambiamos de palabra; ¿pero cuál? Si es que. Demasiadas horas de clase y trabajo aturullado, menudo inicio de curso (no se ha dado pie con bolo ni a propósito): he escuchado a psicopedagogos (que no juegan a los gogos ni a los tazos en el patio del castaño, ni les molan los gogós de discoteca en sesiones light; pero teorizan sobre casi todas las cosas que tienen que ver con niños y niñas y adolescentes y adolescentas comprendidos - o incomprendidos, vaya usté a saber - entre los 6 y los 17) hablar muy convencidos sobre la situación actual de la educación utilizando acompañamientos tan TAN como: individualizada, de calidad, integral, tic (tac), toc (¿tuc?), obligatoria, integral, abierta, sociedad, padres, política, sistema. Mejor paro. Paro en aumento (¿o es un cuento?) y la huelga, un fracaso, claro. Tan claro como el agua. Después de todo, me está encantando (de 'gustar mucho' no de 'obnubilar') el máster. Tengo claro lo que quiero más que nunca. Mamá, quiero ser d(o/e)cente.

Los rusos jugaron sucio y los árbitros no pitaron ningún pasivo. Natalia Millán en el papel de Carmen, deja claro que, en esta ciudad, Delibes es un grande como la copa de un ciprés. ¿Te ha gustado más que Lola Herrera, hija? Y sin darme cuenta, he hecho literatura comparada: del aula a la vida cotidiana, como dice Indachu. Ni más casc(á)ras. Para Literatura y mal, he optado por el canibalismo de Lecter, a ver(ter) ideas. Y así, pensando en tener listas de alumnos (no sin antes llevarme unas voces de algunas hienas llenas de mal - humor - ) para preparar algunas cosas, se ha pasado Septiembre. Y queda menos tiempo para pensar en qué y dónde si. ¿Qué pasa cuando uno desea irse tanto como quedarse? Aquí se está muy bien; pero tengo deseos de ir a otros lugares. Y leer en jardines con bancos de madera y césped muy verde y hablar sobre cómo nos ha ido el día y reirnos y reñirnos y decir otra vez que mañana dejo de fumar.

Pues eso, que las cosas van cambiando mucho. Que Cris se queda cuatro años para investigar, que Alba y Sebas siguen intercambiando aviones igual que Rubén y Fani que seguirán viajando en ave, que Luci y Malbana se van descubriendo los jardines, que Evita y Diego piensan en Iowa, que Peter está a punto de mudarse a Vigo, que David se vuelve a Buenos Aires y Marina se queda en Sevilla, que Pepe se ha doctorado (sin secretos), que Menta planea Alemania disfrutando de Madrid, que Carmen vuelve de Jaén para quedarse, que Paraísa combate tristezas con David que es su alegría, que Almu y Dani no terminan de decidirse, que Eva y Javi vuelven a currar y a estudiar. Que tú estás contento y yo contenta (contigo) estoy. Sensaciones encontradas en (e)tapas que se cierran herméticamente para que se abran otras. ¿Cómo se pinta? Tengo todos los matices dispuestos.

Para Zanahoria y Yirko y Car que están en otro lugar del mundo experimentándo-se.
d.

6 comentarios:

tOrMeNtA dijo...

Me encanta tu intertextualidad.
Me encanta cómo saltas de una idea a otra.
Me encantas (de obnubilar).
Quérote moito.

tOrMeNtA dijo...

Ah, y estás preciosa en esa foto de colores.

Zanahoria dijo...

Experimentando ando. :)
Me ha hecho mucha ilusión que nos dediques el post. Nos debemos viajes, y borracheras, y fotos, y pollos, y cariños, y abrazos. Cuando averigüe la manera de mandártelo todo junto, lo haré. Por ahora sólo puedo mandarte besos cibernéticos de uso ordinario :P
Muáaaaaaaaac! Guapa!

Duenda. dijo...

menta: moito (de multum), guAPPa.

zanahoria: lo apunto en la cuenta, entonces.

besos alemanes para ambas (dos).
d.

awixumayita dijo...

me ha gustado mucho... pero tengo que curarme de esta envidia...
besotes

Duenda. dijo...

adri: de cuál? más besos.

d.