jueves, 14 de octubre de 2010

Ya sólo queda uno.

Cápsula. Quince minutos en bajar. Quince minutos en subir. Luego van apurando hasta nueve. Los seis rescatistas abajo. Minero subiendo. Suena la sirena. Lo relatan como en vivo. Llega la ambulancia que lo conducirá al hospital de La Regional. Aplausos y silbidos. Sale de la cápsula. Cantos de guerra para la vuelta a la paz. ¡CHICHICHI, LELELE, LOS MINEROS DE CHILE! Chile en los ojos del mundo. Abrazos. Todos juntos. Campamento Esperanza, como su hija la que aún no conoce. La tierra los encerró y de la tierra los liberan. Los 33. La misión está cumplida. Ya sólo queda uno: el capataz. El líder se va haciendo. Y yo no puedo dormir.

d.

3 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Enhorabuena por tan bella proeza..

Excelente como siempre...

Que tengas un fin de semana excelente..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Anónimo dijo...

hola ...¿cómo te va?
mira yo hoy que podía dormir un poco más me he despertado a la misma hora de todos los dias
y me he puesto a navegar... me he acordado de ti como muchas veces y he entrado a decirte que sigo aqui con ratos azules, con ratos naranjas y que quería decírtelo no vayas a pensar que me he muerto en el intento... porque aún sobrevivo, o mejor vivo con ilusión.
Te recuerdo duenda... muchas veces, y hoy bien temprano mientras se hace la hora de levantarme te lo digo. Un beso. Narazul

Duenda. dijo...

adolfo: bienvenido, como siempre.

narazul: todo recíproco, ya sabes.

besos.
d.