viernes, 22 de abril de 2011

mares como labios como peces vulnerables

Collage de Ángel Arribas
"mares como labios como peces vulnerables"

mares como labios como peces vulnerables como rocas de sal y crudo negro como Quevedo y Góngora en un día de tregua como cinturas secas y frías como cenas en aluminio reutilizado como mariposas sin colores ni espiritrompas como hierba sin vacas como habitaciones ventiladas con los almohadones en el alféizar como llorar sin hacer ruido como un balonazo en la cara durante un recreo con los deberes de mate sin hacer como una cantante de ópera sorda y gorda como la comprensión de rastro como galletas picantes como las horas de agujeros como un cuchillo sin filo(sofía) como no merecer la alegría como piernas que corren porque pierden el metro al suburbio como un preso muy quieto con la puerta de la celda de par en par como abrir y cerrar los ojos muy rápido y ver luces brillantes ordenadas en círculo perfecto como los cambios tan tarde como la última noche de campamento como la vida misma como el cemento sobre los cuentos de nuestros abuelos como el andamio oxidado recién puesto por la mañana como la lluvia sin paraguas o con paraguas roto como el miedo a la oscuridad a las nueve de la noche como rezar con olor a mármol húmedo como la poesía que no arregla nada como las pesadillas rojas como las manos ásperas en un instante de peligro como un sueño erótico equivocado como ansiar los viajes al castaño del patio del colegio como un marco con la foto de propaganda como un gato flaco al desperezo crujiente como el babi sucio antes del angelus como la palabra que falta como la que sobra como la que bastará para sanarme como la música en la máquina del tiempo como las jaculatorias en una tarde de truenos como los dueños de los coches tuneados como los troncos rallados de los árboles con iniciales de adolescentes que un día se quisieron como los viejos que escupen en la calle como quien tira monedas en cualquier depósito público que contenga agua como escuchar copla mientras se pasa el aspirador como conducir sola con los espejos cerrados como el vecino que orina en el portal como la guerra como el hambre como los finales que no traerán otros principios como las tripas con cargo de conciencia como pagar lo que hicieron otros como el dolor de ojos por leer como lamer un sobre para una madre como las dietas milagro de la teletienda como ser igual como distinta como el que lo da todo y queda cuarto como los dulces bajo llave como una multa de meses en la tarjeta de la biblioteca como una casa sin relojes que hacen tictac como desear suerte de golpe de estado líquido como amar sin gritar nada como las oportunidades que hubo como las cosas tachadas de la lista de la compra como Dios en Libia como el botón roto de rebobinar como un perro sin collar como faltas que no entiendo como intentar el amor todos los días como la vida cíclica como ir en bicicleta en dirección prohibida como aparcar de oído con la radio puesta como la sirenita sin pies como fantasía muda como azul como

d.

7 comentarios:

Mantis expiadora de los locos dijo...

¡Te quiero ver leer esto! Oh Yeah! Bravo!

Mantis expiadora de los locos dijo...

soy awi, que se me cruzan las cuentas.

Penny Lane dijo...

como llenarse de tomate al comer espaguetis!
o...como las barbas de los cuadernos cuando arrancas una hoja (siempre han funcionado muy bien como confeti, ¿no te parece?)

me encantó la entrada

Penny Lane dijo...

¡glups!
y espero que hayas tenido un concienzudo (y bonito) dia de la tierra ;)

duenda. dijo...

adri: ¡maja! (¿mantis?)
maría: y tú, palentina bonita.

besos.
d.

Anónimo dijo...

Arrebatado por completo, venía a decir, que me siento agradecido como un niño ante un regalo imprevisto en su perfecta abundancia. Pero he leído las pinceladas de "Mantis Awi" y me he muerto de risa por el camino.
Un abrazo grande, mi señora Duenda. Otro abrazo para Adri. Os quiero mucho a las dos.
elángeldelacurva.

duenda. dijo...

señor de la curva: gracias por crear para que creemos, por querernos.

d.