sábado, 3 de septiembre de 2005

Noche de estudio, digo.

Y en la oquedad de un suspiro...

...mientras el sol se escondía sin ser "eclipsado"...

... ahí estaba, mandándole un pensamiento que decía:

"... à côte de l'espoir, petite".

Y siguieron compartiendo sueños.

Pero pasó que era una noche de insomnio...

...donde su único acompañante era un cazador de sueños.

Y se lo robó. Quizá la próxima vez. Sin eclipses.

1 comentario:

aralia* dijo...

Gracias pequeña.

Gracias x todo, x los besos, x los abrazos, x los cigarros, x los cafés, x las escuchas, x los consejos, x la calma...x las confidencias...

Gracias x el tiempo, x los sueños, x los proyectos, x compartir tu vida conmigo, con nosotras...

Te quiero duendecilla;

tu aralita*

P.d: como he puesto en mi blog... si las paredes del aberdeen hablasen...