martes, 1 de abril de 2008

Taizé.




Gracias, gracias, gracias.

7 comentarios:

Damatómica dijo...

Que envidia!!!

besos

Anónimo dijo...

En Taizé la oración común, el canto, el silencio y la meditación personal pueden ayudar a redescubrir la presencia de Dios en nuestra vida y a rencontrar una paz interior, un « por qué vivir » o un nuevo impulso.

Haciendo la experiencia de una vida sencilla compartida con los demás nos recuerda que Cristo nos espera en nuestra existencia cotidiana tal como es.

Algunos jóvenes buscan cómo seguir a Cristo para toda la vida.

Venir a Taizé puede ayudar a discernir esta llamada.

txe dijo...

vaya reportaje

por cierto, sigues queriendo los poemas!???

Duenda. dijo...

evita: tú también me das envidia a mí entre manzanilla, sevillanas y sur...

anónimo: tienes razón en todo lo que dices. poco que añadir. un beso!

txe: claro que sí.

besos.
d.

Anónimo dijo...

Me ha llamado la atención eso de Taizé hasta el punto de informarme. Tiene toda la pinta de una buena secta, eeh??
Ten cuidado haber donde te metes.

Duenda. dijo...

Anónimo: deberías informarte mejor y no te preocupes, sé muy bien dónde me meto.

d.

Anónimo dijo...

La que deber�a informarse eres t� Duenda; Taiz� es una secta para mentes d�biles, incultos y pobrecillos de esp�ritus y muchos (hay estudios que lo confirman) terminan con serios problemas psiqui�tricos.

Es triste que te hayan lavado ya tanto el cerebro que ni siquiera puedas razonar.