martes, 4 de enero de 2011

Que por qué escribo.

Porque es fantástico dedicarse a algo que uno sabe hacer bien, dice Ken Follet. Para entender, para amar, para que te amen, para saber, por miedo, para sobrevivir, porque no todo el mundo sabe bailar tango, ni jugar bien al fútbol, por costumbre, para matar la costumbre, por vivir otras vidas y revivir las propias, dice John Banville. Escribo porque me encantan las palabras, escribo porque leo, dice John Boyne. Porque así me acuerdo de todas las personas a las que tanto he querido, dice Andrea Camilleri. No soy una escritora con método, se me caen muchas cosas de las manos, dice Luis Castro. Porque me gusta, dice Umberto Eco. La escritura es un impulso que no se define por sus resultados sino por su naturaleza necesaria, algo parecido al hambre o la sed, dice Almudena Grandes. Porque así puede que comprenda a razón por la que estoy tan enfadado con el mundo, dice Orhan Pamuk. No lo sé, dice Eduardo Mendoza. Por insatisfacción, dice Ricardo Menéndez Salmón. Se me amontonan las razones, dice Luis Muñoz. Porque es una forma de curiosidad y de ignorancia, dice Andrés Neuman. Es como enamorarse: uno no sabe cómo ha llegado ahí pero hay que intentarlo, dice Amélie Nothomb. No me queda otra, dice Samuel Beckett. Si lo supiese, no escribiría, dice Jorge Semprún. Porque es una manera de vivir, dice Mario Vargas Llosa. Escribir es como buscar algo entre las joyas, dice Juan Eduardo Zúñiga.

Pues eso.
d.

3 comentarios:

Morgana Majere dijo...

Escribo porque, si no, tendría que matar a alguien ;)

Duenda. dijo...

mor! eso se parece a una cosa que dicen en la peli de "balada triste de trompeta": soy payaso porque si no, sería un asesino.

tampoco hay mucha diferencia entre el circo y la literatura ;-)

d.

Anónimo dijo...

Porque escribir es sinónimo de drenar. Escribir-se, de drenar-se. Una buena narración de algo acontecido puede salvarnos un cacho de vida, que no siempre es fácil.