domingo, 18 de febrero de 2007

Transformándo-nos.




¿De hadas?
¿De hadas malignas?
¿De personajes de El Laberinto del Fauno?
¿De dragones?
¿De duende - s - alados?


Qué importaba de qué fuerámos por fuera si cada uno, por dentro, era lo que deseaba ser. Finde de magia desplegada, de caretas, de maquillajes excesivos, de colores chillones, de azucareros y aceiteras para tomarse los chismes, de sombras distintas, de mensajes sorpresivos y por cumplir, de otros cuadritos de luz y letras que gustan como siempre, de horas de curro, de bocatas a las cinco, de cena china PERO en casa, de incidentes en el pedal del coche, de alas que se doblan pero no se rompen, de sonrisas gratis, de gente encantadora, de rol narrativo, de invitaciones, de planear viaje, de tablao flamenco y manzanilla, de túnicas azules y purpurina que se pega, de minis en la calle. Días de cerves en buena compañía cerrando los bares.



¿Y tú, también te has disfrazado?

Duenda, azul.


3 comentarios:

pindongo dijo...

¡De dragones disfrazados de hadas!

Duenda dijo...

Me faltaron las orejas picudas, los pies de punta y un gorro picudo, en realidad.

Pero... íbamos chiflando. Fue divertido.

Duenda.

Gomis dijo...

que disfraces mas chulis, nosotras a ver si decidimos y a la calle a que averiguen de que vamos. Mjor lo del martes pa otro dia ablamos pa kedar la seman q vienes sin falta!!!!