viernes, 16 de febrero de 2007

Ellos dos.

Mis Reyes Magos, claro. En noches como la de hoy me doy cuenta de la suerte que tengo a pesar de las muchas discusiones, de los no - quiero - entender, de los sermones, de los hija - por - favor - no - fumes, del intercambio de papeles a ratos, de lo serio en las bromas y de las coñas que molestan... a pesar de todo, por el AMOR que me tenéis. Que me lo contáis con los ojos y con los "¿ya te vas? hija, casi no te vemos". Y con los "te quiero" al oído, qué ricos saben.


Cada esfuerzo que habéis hecho; el aguantar mi mala ostia; cuánto habéis respetado todas y cada una de mis decisiones y cómo habéis tenido siempre el regazo dispuesto para una desilusión; la libertad absoluta que me habéis dado aunque haya sido rabiando... qué regalos.
Me encanta que contéis conmigo así. Os adoro.


Pitu.

3 comentarios:

pindongo dijo...

Bonito homenaje.
:)

Anónimo dijo...

Mi querida Rut: como me ha gustado leer este reconocimiento a tus padres, con lo que implica de reconocer la que eres tú y lo que recibes de diferentes modos de ellos. Creo que vas creciendo duendecilla... y vas siendo cada vez más tú. Me alegro. Y me alegro mucho de tus exámenes. Deseo que la vida te siga sonriendo, pero sobre todo que aunque las cosas no te fueran bien, tú sigas sonriendo en la vida, a todos aquellos con los que de un modo u otro se cruzan contigo. El mundo necesita gente que sepa sonreír a pesar de todo. Y tú sabes hacerlo, no lo olvides. Y necesita gente que sepa encontrar los colores azules, verdes, rojos... y NARANJAS. Un fuerte abrazo de Narazul.

Duenda dijo...

Me alegro que os guste y que veáis cosas tan bonitas. Eso es que me miráis con buenos ojos. Gracias, Narazul, especialmente a tí que siempre están tan cerquita y entiendes tan bien todas y cada una de mis locuras.

beso!

Duenda.