lunes, 30 de octubre de 2006

Je me souviens.

Me acuerdo de un café.
Me acuerdo de una mano
y de la estela que dejó la bofetada.
Me acuerdo de una noche que duró años
hasta que el sol apareció
cansado de esperar nuestras trastadas.
Me acuerdo de Cris
y de los ensayos cada viernes por la tarde.
La muerte es un misterio igual que el nacimiento,
por eso también me acuerdo de Paula,
la alegría de la casa.
Me acuerdo de mi yayo
que me falta un poco
y a ratos un mundo.
Me acuerdo de cómo reír
y qué contenta me pongo entonces:
gracias, Gloria Fuertes.
Me acuerdo de la primera vez
que leí El Principito.
Me acuerdo de Joaquín Sabina
y de Elena Bugedo:
¿seguro que no fueron nunca amantes?
Me acuerdo de los paseos con mi padre
y los pasteles de Cubero,
de las broncas cómplices con mi madre
y el color de sus abrazos.
Me acuerdo del olor del trastero
y del olor del teatro Calderón.
Me acuerdo del columpio nuevo de cada verano,
del olor a torreznillos y patatas,
de cuando plantamos el moral sin moras
y del bastón en el armario.
Me acuerdo de una estúpida canción
y de la canción de Las Hormiguitas.
Me acuerdo de cosas que no puedo explicar a nadie.
Me acuerdo de las metáforas y de tí.
Me acuerdo, alguna vez,
de que estoy cansada
pero se me olvida enseguida.
Otra práctica de creación literaria: arriba unos enlaces. Esto viene a cuento de una obrita que escribió George Pèrec titulada Je me souviens (1978) y que años más tarde, coleccionaría Juan Bonilla compilando recuerdos de ejemplares diferentes, de personas distintas que en las últimas páginas de cada libro, dejaban escritos sus propios recuerdos.
"... para añadir la memoria de otro a la mía: ¿No es al fin y al cabo eso literatura?..."
"... coleccionando ejemplares de Je me souviens, lo que hago es coleccionar experiencias que me faltan..."
"... nos enseñó que la literatura en esencia es eso: ofrecer memoria, invitar a hacer memoria, compartir recuerdos, añadir recuerdos a la bolsa donde guardamos todos los 'me acuerdo' que son nuestra vibrante necrológica, que nos hace ser quien somos..."
Aquí entonces mis Me acuerdo.
Bueno, pero solo algunos.
¿Y vosotros? ¿Cuál son vuestros "me acuerdo"?
Feliz semana.
Duenda.

9 comentarios:

Capitana de los vientos dijo...

Me acuerdo de un bote amarillo de con letras rojas.

Me acuerdo de un mojito tan especial como especial la persona con la que lo comparti.

Me acuerdo de una noche entre pitillos y pijamas y... me acuerdo indudablemente de ti.

Me acuerdo de Su, me acuerdo de nuestras confidencias y de nuestras discusiones.

Me acuerdo de las noches que tenía miedo, y recuerdo los besos que dejabas caer sobre mi frente.

Me acuerdo de un viaje a Mallorca y me acuerdo de una timba guapa.

Me acuerdo de horas y horas mirando esa cúpula oscura con destellos de luz que nos vigila y me acuerdo de manos distantes que de vez en cuando se acercan.

Me acuerdo...

campanilla dijo...

yo me acuerdo de los "me acuerdo" que escribí en Bachiller en clase literatura... y de que están en un papel viejo en una carpeta no se sabe dónde...

y creo que un día de estos los rescataré.

te leo niña, siempre siempre

mua!

Tembetá dijo...

Yo también me acuerdo de esos "me acuerdo", claro. Qué bonitos todos, y los de todos.

Y aprendí que los recuerdos molan, aunque a veces duelan. De todas formas, mejor en esa carpeta, donde puedas tenerlos amarrados, porque si se abre la caja de Pandora... Mejor bajo control, y que se turnen despacito, como un susurro.

Yo no tengo mis "me acuerdo". Los tiene Nacho, si aún los tiene, porque los escribí a borbotones en una hoja de cuadros y nunca hice una copia.

Siempre es bonito empezar de nuevo...

Un beso a las tres, porque recuerdo uno de cada una.

Anónimo dijo...

Me alegro que te acuerdes de las metaforas y de mí...
yo me acuerdo de muchos momentos a tu lado, en los que te ilusionas... y sonríes...
y de otros en los que tus "lagrimillas" no expresadas han hecho que yo me acuerde de tanto como vivo y viví y lo comparta contigo...
Me acuerdo desde aquí de allá,
de mi realidad, de las personas, y de las cosas que deje aparcadas por unos meses, pero que siguen en mi recuerdo continuamente en cuanto hago....
y esperan prontamente revivir...
Me acuerdo que en mi tierra el Esgueva, debe llevar agua,
y seguramente cada mañana debe ser acariado por la niebla,
me acuerdo de muchos rostros y personas,
que le dan sentido a lo que vivo,
y seguro que dentro de unos meses me acordaré de cuanto aquí vivo, ahora, entrelazado con lo que recuerdo de allí...
Y mis recuerdos, todo aquello de lo que me acuerdo...
están tejido de colores mil,
de añil, verde, rojo,
de negro, azul, naranja.
De ti me acuerdo mil.

Duenda dijo...

Me acuerdo de Narazul, claro.
Me acuerdo de cada rato, sí sí.
Me acuerdo de lo lejos que te veía y lo cerca que te vivo ahora.
Me acuerdo de cómo llegaste y de cómo te has ido dejando en algunos brazos, no sólo en los míos.
Me acuerdo de tu timidez y de tu grandeza.
Me acuerdo de tus miedos y me encanta que me los compartas.
Me acuerdo de cómo psicoanalizas.
Me acuerdo de un susto pequeñito con una foto de él delante y de la música de Glenda.
Me acuerdo de una cosa que te debo.
Me acuerdo de los planes.
Me acuerdo de las ganas de todo y nada.
Me acuerdo de la dejadez y del poco tiempo, me acuerdo, me acuerdo.
Me acuerdo que ese "me acuerdo de las metáforas y de tí" no iba exactamente para tí, pero dándolo otra lectura me alegro que te hayas dado por aludida.
Me acuerdo de cuánto te quiero aunque no te lo diga nunca.
Me acuerdo de confesiones, de las dos.
Me acuerdo de cómo me has ayudado siempre a poner unos polvitos mágicos anaranjados de solución a los problemas gordos (en su momento).
Me acuerdo de mil veces que me he acordado de tí y me ha apetecido verte pero estabas a un viaje de dos horas en avión.
Me acuerdo de muchas cosas que quiero contarte cuando vuelvas.
Me acuerdo de cuánto he ido creciendo a tu lado, que ya es mucho tiempo.
Me acuerdo, nunca lo dudes, de tí.
Me acuerdo de la ilusión que me acaba de hacer leerte.
Un abrazo May, que me acuerdo.

Duenda.

Anónimo dijo...

Gracias por acordarte aunque no fuera por mí... lo de las metaforas... sigo como ves, estando cerca. Sólo me queda un mes por acá. Saludos.

Anónimo dijo...

Me acuerdo de que escribí un relato que se titulaba JE ME SOUVIEN.
Saludos, Duenda, seas quien seas.
Juan Bonilla

Duenda dijo...

Bueno, bueno, bueno... No sé si esto es una broma o es de verdad...
¡Juan Bonilla en mi blog!

Te conozco por referencias y algún rato en clase cerquita de cosas tuyas; pero tengo pendiente leerte, que no me han hablado mal de tí.

Y oye, está la puerta abierta. para cuando quieras. Un saludo, sí. Pero azul. Igual un día lo explico.

Ah, y gracias.

Duenda.

Duenda dijo...

De Diciembre del 2006.

Me acuerdo de la tarde de ayer.Me acuerdo de planes e ilusiones.Me acuerdo de la visita de un escritor al cole y haciendo un esfuerzo de memoria, me contaron que fue en mi primer año de universidad: debí confundirme de escritor pero sólo me sonaba un nombre.Me acuerdo de mi profa de lengua del cole y de cuando ayer, el escritor y la profesora, salieron a relucir y se me dibujó una sonrisa: aunque medio recuerdo estuviera un poco robado y borrado.Me acuerdo de cuando se despertó mi interés por las palabras y los versos y de qué nombres llevan.Me acuerdo de mucha gente estos días a la que echo más de menos por aquello de la Navidad.Me acuerdo de Amelie y de cómo mi vida, sin comerlo ni beberlo, va tomando ese puntito de magia cuando me encuentro con personas maravillosas que son de carne y hueso.Me acuerdo de una frase que decía: Pinta tus sueños. No ha caído en saco roto..

En la página de Juan Bonilla.
Rut y Duenda. De las dos.