lunes, 16 de octubre de 2006

Sin perder el Norte: ¡subidónnn!

- Me quiero ir de puente a algún sitio.
- Yo creo que iré a Oviedo, tengo ganas de hacer otra visita.
- Ah, pues bien.
- ¿Vienes conmigo?
- ¿Dónde hay que firmar?
Y este viaje fue el resultado:
Un viaje estupendo con música de Quique González, otro descubrimiento. Había un poco de mieditis, he de reconocerlo, pero ir contigo daba seguridad y además quería que los conocieras, creo que has sabido reaccionar. Que has disfrutado, que has comprendido, que has aprendido y aprehendido cosas. Cosas que quizá ahora expliquen un poco esa parte de mí que no sale mucho a la luz entre vosotros. Me alegro de haber compartido este viaje contigo, Martuela. Sabes que Pachús sigue siendo Pachús y sé que tú también los has pasado en grande. Risas, confesiones, cómplices de instantes, copichuelas - cacharros, claro - , teatro, paseos, horas de no - dormir... Genial. Más de cerca de tí, que eso también cuenta. Subidónnn.

De torres. "No ye pa tanto, home". Jajaja. Mucho susto y luego nada. Batalla campal entre cuatro: Lile y Marta contra Alberto y una, que no tenía ni idea, pero qué rápido lo hizo. Y ganamos, ¿eh? ¿Alguien lo dudaba? Qué ricas, tú. El sitio muy raro

De cerves en el irlandés bonito del que nunca recuerdo el nombre - tipo Aberdeen, más guay - : Pablo, María, Mara, Marta y yo. Conversaciones de todo, tocando todos los puntos muy rápido, pues no sobraba el tiempo y yo quería saber, como siempre: buscándoos por dentro un poco, me apetecía. Hay que seguir cuidando y me da la gana hacerlo así, aunque no sea la mejor de las maneras, no tengo muchas más alternativas viéndoos una o dos veces al año.

De cafés: solas o acompañadas, pero muchos. Opinando, conquistando, contando, acordándonos de los que no vinieron, de los que no vimos.

De sidras en la Cuadra de Antón, lugar familiar de 2ª vez: , de cena... y luego ¡esto! - me refiero a la foto - . Uf. Todo al revés. Pero es que Asturias is different, jajaja: Pablo, María, Mara, Lile, Marta y yo. Más conversaciones interesantes de recuerdos, de experiencias, de fuego - del de por dentro y del de por fuera - , de un mensaje que llegó de Alberto contando que había perdido el tren y que cenáramos sin él... Por supuesto que NO me enfadé, desastre encantador.

De cena en un italiano: ¿provolone? ¿polvorón? no me acuerdo, pero muy rico. Vinito y cenita. Yo no andaba muy consciente, yendo al revés yo no puedo. De tranqui, seguimos contándonos y contando. No recuerdo demasiado, me tenéis que perdonar...

De cena en casa de Al: mmm... todo buenísimo. Vinito blanco con burbujas - tampoco recuerdo su nombre - , sangría con denominación de origen Don Simón... Eso sí, nada de agua. Un singstar donde todos menos Marta pusimos a prueba nuestras dotes. Olé María, qué sorpresa. Ahí, en confianza, momento guitarreo también - no podía falta, uy - con un poco de Tontxu, mejor que mejor.

De copichuelas (noche del viernes): genial, aunque había tres marías vestidas de negro bastante derrotadillas... y Al y yo a lo nuestro, jajaja. Luego desvarío momentáneo sobre la Regenta: filólogas vs ciudadanos de Vetusta. Un chupito no encontrado, un cocktail de melón pero sin melón, un último cacharro... y momento Celtas, homenajeando a las pucelanas, claro ;-)

De copichuelas (noche del sábado): después de la cenita ya sí que nos juntamos todos, todos. En el Cosa Nostra, que ya había conocido en las confir del año pasado. Todos, todos: Julio, Paloma, Miguel, Chon, Lile, Mara, Pablo, María, Alberto, Marta y yo. Creo que no me olvido de nadie... Partidita de dardos, tequila malísimo, ponche, sorpresas... Poco a poco todos se fueron despidiendo. María y Pablo: os tomo la palabra, espero ese paquete por seur ;-)... Miguel, Chon, Marta y yo cerramos el garito. Gracias por esa última copa en ese sitio tan pijo, por el desayuno y por el paseo hasta la estación. Qué risa y cuántas conversaciones espontáneas de todo así, en un momento.

Pero míralos. Qué guapos. No sé si de verdad os dáis cuenta de lo que tenéis. Qué grandes sois, de SER. Cada uno con su grandeza particular. Bueno, aquí no estáis todos, pero de cada uno me acuerdo un poquito. Un placer todo: los cambios, vuestra realidad, los ratos, la alegría, la espontaneidad, la cercanía, las invitaciones, las canciones, las imitaciones, las risas, las confesiones particulares, lo feliz que me hacéis, la vida que me regaláis, lo distinto dentro de lo igual, cada sorbo compartido - de ilusión, digo - , cada carcajada, las horas, la parsimonia, el relax, la improvisación, los detalles, las fotos, el teatro - que no te vi, pero fue bonito desubrirte ahí arriba - , ese último desayuno...

Y como cada viaje está lleno de sorpresas, Mikha y Chon fueron la sorpresa de este, nuestro viaje. Gracias por las risas, el cachondeo, las confesiones rápidas, las opiniones, el no pensar y dar / darse, el qué más da, gracias por el desayuno y por acompañarnos a la estación. Qué grandes: por fuera y por dentro. Y no, no llegamos a Madrid, jajaja. Quedarán más veces para compartir, seguro; pero ya os dije: fuísteis el remate perfecto para el bonito viaje que ya estaba siendo. Mikha: te prometo que llevaré mi sonrisa siempre como carta de presentación, gracias. Y Chon (Mocho, jajaja): ya seguiremos hablando de puzzles y piezas azules tú y yo...

Mis dos niñas de esta vez. Una, de aquí. La otra de allá. Nada que ver, pero qué bien fue juntaros a todos. Qué feliz me hicísteis. Qué subidón de grandeza, jooo... Es cierto que me habéis hecho un huequito especial, como dijo María, lo noté mucho. Capi: ¿Quedan 18 bolitas, no? A ver quién es la siguiente en restar otra... y te pido disculpas por el primer día, malos entendidos que tienen que ver con la sequedad de una, a veces, que mi tierra no tiene mar. Marta: cuando subimos al tren y me preguntaste "¿Cuándo volvemos?" me sobró todo lo demás. Me alegro tanto...

Una pulsera de bolitas, cuatro pajitas de color azul, un papel de una obra de teatro, dos pulseras de hace un año que no voy a quitarme, un vaso de sidra que NO me traje, muchas fotos, un collar que reconocí, el tapón del vino de una cena, una tarjeta del hostalito... y más que me guardo, pero ya sabéis que me chiflan.

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS. Se me llena la boca y la sonrisaza de bobita flipada no me deja decir nada, como le dije anoche a Pau, que me encanta saber de tí. A ver si para la próxima nos vemos todos - todos. Y agradecí mil las llamadas y los mensajitos preciosos. Y aterricé, que es lo que quería: nunca despegué los pies del suelo y qué bien me encuentro.

Un placer, como siempre. Un abrazo a cada uno.

De momento vamos 3 - 0. Pucela ganando, a ver cómo sigue...

Duenda, sin haber perdido el Norte.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

En tus manos encomiendo mi espiritu djo Jesus al señor, si soy cristiano y voy a misa ( aunke marta no lo vea jajajaj ) en esa frase se puede incluir este finde, yo sali de mi casa muy de mañana con una conversacion lejana oida dias antes sobre k una tal rut venia de visita y con una amiga,sin preocuparme mas k estar despierto para ir a uno delos lugares donde hay parte de mi vida con un gran amigo. Pasamos el dia junto a dos de los nuestros k me han dado una de las mayores alegrias de mi vida k no levanta mucho mas de 65 cm del suelo cuyo nombre es Dani y cuya virtud es arrancar una sonrisa de mi cara un beso un sentimiento solo con reir , pasando fue el dia de monte con su parrilla sus conversaciones ese sol de vida y esos paseos por lo verde del mundo, un final de tarde como en los viejos tiempos un futbolin , unas risas y unas derrotas para no variar, un viaje de vuelta a casa donde hizo mella el cansancio y donde debajo de la ducha me plantee kedarme en casa, peroalgo sin saber ,mellevo a salir a realizar ese camino que 365 dias al año hago para ir al bar a tomar algo, hay una conversacion cansada nos llevo a bajar a tomar algo a la 3 casa de nuestra vida
y kien me lo iba a decir lo k alli iba a ocurrir ...........Un grupo de gente habitual unas miradas conocidas menos dos, cuatro ojos k mirar sin saber que decir ni que hacer, un par de besos una sonrisa y una serie de letras llamado nombre del cual despues no te acuerdas te alejas de esos ojos luego todo son miradas risas y unas palabras la gente se marcha y hay te quedas tu solo ante sus miradas una sensacion de miedo recorre tu cuerpo pero a medida que miras mas veces y las palabras comienzan a volar con sentido , las sonrisas se hacen mas largas las manos se tocan los corazones se hablan te das cuenta que la amistad no es tener a alguien a tu lado todo los dias de tu vida sino que aunque solo sea un dia te tumbes en la cama cierres los ojos y sigas viendo sus miradas.

Marta dijo...

Que te voy a contar del viaje que no sepas. Cuando me lo estaba pasando bien, lo notabas, cuando me aburría (más bien nada), lo notabas, cuando me sentía fuera pero dentro, lo notabas.
Me alegro de haber hecho este viaje contigo, he decubierto cosas de ti, que aunque no comparto, me ha gustado saber y como tu dices he entendido. Asi que cuando quieras nos hacemos otro, allí o allá, donde sea, que más da. Ya sabes, haciendo amigos que no esperas hacer, bebeindo torres (que estoy de acuerdo contigo, no son para tanto aunque nos ganasteis... :-(), saliendo de tomar una copa para ir corriendo a tomar un café con aspirina (y que no te pase nada), y en definitiva conocernos un poco más tú y yo, hacer algo distinto, aunque nos faltara alguien de aqui.
Otro placer para mi haberme escapado contigo un fin de semana corto pero intenso.
Besistos pachuuuuuuuussss

Anónimo dijo...

Bueno, que te puedo decir que no te haya "dicho" ya con una mirada, locura de finde, muchas cosas que hacer en muy poco tiempo (que corto se hizo), viernes hippie (no estas acostumbrada a cenar borracha), cafés de risas hasta con la camarera, como somos los astures!!!, pierdo el tren xq soy un poco lo peor, torre, uno del sueño de morfeo y a seguir bebiendo, pero hablando con cierta profundidad (no hacemos mal ninguna de las dos cosas), sabado con intento de playa (os la debo), pero lo reconozco duermo más que las mantas, al principio he de decir que me procupaba marta (que grand eres y que paciencia tienes), tenía miedo que no entendiera nada, pero no fue así.Tras la playa frustrada café con "algo" de resaca y por fin conociste a Inés espero que te gustara, ya tendreis tiempo.
La cena, una lástima, ya tengo aceite, vaya buena la sanfría y el cante (soy casi imbencible)y salir de casa a las tres (que pereza), pero bueno todo lo demás que no haya contado ya se sabe, ganamos con la torre, besos y espero que esto sea más a menudo, jugando en casa o de visitante...

Duenda dijo...

gracias al anónimo 1, Chon: conocido como Mocho, jajaja...

gracias, Martuelita por acompañarme en este viaje y saber sacarle jugo.

gracias al anónimo 2, Al: conocido como MI CRACK, que te quiero, sé feliz, como sea, es igual.

sigo?

Anónimo dijo...

Hola guapa, como siempre un placer haberte tenido aqui.
Primero la cerveceria se llama Beleño y segundo el vino blanco con burbujitas Canei.
Me alegro que te lo hayas pasado bien y que tu alma sea distinta, que nos lleves contigo es un puntazo, para ser tan pequeña (jeje) tienes un interior enorme.
Vaya fin de semana de compartir, charlas, risas y un "poco" de alcohol; ¿alguien da más?
Sí, hay una personilla por ahi que además tiene tiempo para darse cuenta de que a veces no se está pasando por un buen momento, gracias por esa llamada de ánimo y preocupación.
Ganais 3-0, a lo mejor dentro de poco ese marcador cambia.
Gracias por esa visitilla, suerte para todo lo que hagais y vivais.
Un beso y hasta pronto.

Duenda dijo...

Gracias Lile. Sentimientos reflexivos y recíprocos, lo más grande.

Qué guay. Gracias por ese abrazo. ¿Te curó un poquito el besillo azul? Ya sabes: adelante, que sino...

Rut, pequeñaja, sí.

Y Duenda, de las dos.

Anónimo dijo...

GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS

Aún nos quedan mil momentos para decirlo, pero para haber empezado el sábado no lo estamos haciendo nada mal.
Entre tantos protagonistas de este finde semana se ha ido desarrollando la trama del universo azul que invadió Oviedo. En mi anexo, existen un millón de anotaciones para guardar, si no llega ser por el, el alcohol desmerecería la noche, pero al contrario fue complice de lo sucedido junto con el café de la mañana. Después de un completo día, para recordar (y si no siempre habrá una instantanea)llega la noche para no olvidar, donde las palabras desvelan la actuación de los personajes en la cual la confianza les hace ser estrellas en el escenario.

Duenda dijo...

Mikhaaa!

Jajaja, tú sí que sabes.
Gracias, gracias, gracias, a tí, claro.

Qué raro, qué sinsentido, qué guay... como tú dices mucho:

"Me encanta".

Vaya que sí, me encanta. Prestame asgaya, sin acento.

Haz que cuente.

Duenda.

Tembetá dijo...

¡Cuánto anónimo conocidooo! Qué bonito que os encontreis aquí, chicos, un placer pasarme de incógnito y veros por un agujerito disfrutando de vuestro puenting.

Duenda, me alegro de que disfrutes con ellos (son geniales, ya te dije...) y de que vosotros descubrais a la duenda que, por encima de todo, es un alma dulce y bonita.

Yo no he estado (quién sabe, quizás no debía hacerlo) pero me encanta leeros, saber de vosotros, que se nota la falta, claro.

Un beso a todos, que aquí puedo mandarlo sabiendo bien dónde parará.

PAU

Capitana de los vientos dijo...

Llego tarde pero aquí estoy, con el corazón acelerado,engrandecido, emocionado y gigante por este fin de semana que nos regalaste.

Te ha costado venir (pequeños resquemores que se van por dentro), pero... al final un toque de distinción propio de una duenda "normal" y tercermundita" te dejó visitar el rincón cálido cómplice de tus batallas y brindarnos un fin de semana por todo lo alto.
Me quedo con esos cafeses "apurados", en ese afán de contarlo y saberlo todo; con esas sidras (un poco peleona por cierto, pero da igual, es de la tierrina), con ese momento guitarreo (..."esta guitarra no pega en la cocina"...ya nos lo explicarás Rut); con las burbujas del Canei que hacen que "los sapos bailen flamenco" (eso queda entre nosotros) por cierto Marta me debe un duelo,jaja), me quedo con todas las miradas, gestos y palabras (con algunas más que con otras...ese primer día a sacu, como tiene que ser...no pasa nada).

Como ya te dije mil veces y no me canso, sabes que tienes un rinconcito en esta ciudad, que te esperamos siempre con los brazos abiertos y que creo que te queda más y mejor por conocer.

Nada chica no sigo contando, me quedo con todo y con todos, los que están aquí y los que no y sobre todo con las dos pucelanillas que conquistaron Vetusta!!!

DESDE EL NORTE SOPLANDO FUERTE un abrazo muy fuerte que reparto entre cantabria y pucela.

Duenda dijo...

Capi!!!

Capitana bella. Bella por fuera y por dentro más, si cabe. Bella en gestos y palabras. Tan cuidadosa siempre, tú. Tan tú siempre...

Gracias, gracias, gracias. Como siempre y por todo. Yo también os guardo un rinconcito especial, pero no por mi ciudad - que aún no la conocéis en mi compañía - sino en mi alma chiquitita, llena de recovecos donde cabéis todos.

Te quiero. Nunca te lo he dicho, pero así, se resume, sin más todo.

Me hacéis feliz. ¿Me queda algo por contar? Creo que no, en realidad...

Hasta la próxima y... INFINITAS GRACIAS POR VOLCAROS CON MARTUELITA Y CON PACHÚS.

Otro día, te explico lo de la guitarra en la cocina y lo que haga falta.

Un abrazo, de los largos, de los de respirar en el cogote del otro y llevarte su aroma en el recuerdo permanente de una cabecita loca. Como los que tú y yo nos dimos, claro.

Duenda.