sábado, 25 de noviembre de 2006

Chocolat y otras cosas.

"Aún así, el pícaro Viento del Norte aún no estaba satisfecho. El viento habló de pueblos aún por visitar, de amigos necesitados aún por descubrir, de batallas aún por librar. Pero eso sería en otra ocasión.
Y así fue como el Viento del Norte se cambió y siguió su camino. Así fue cuando llegó el verano y una nueva brisa del Sur sopló suave y cándida.
- El chocolate deshecho es mi favorito.
- Ya lo sabía".
Me encantan Juliette Binoche y Johnny Deep.
¿Distingues pastelada de gusto exquisito?
Para soñadores dulces y valientes.
p.d. Peli solita.
p.d. Dejando un rato Teoría. Luego Bécquer.
p.d. Las palomitas de maíz en el cola-cao saben a churro.
p.d. Segundo sábado en casa: se hace raro, pero así ha de ser.
p.d. Almu, ¿lo celebramos? Te voy a echar mucho de menos, la verdad.
p.d. Mañana desayuno a medias.
p.d. ¿Y la exposición de fotografía? Igual Aralita se apunta... ¿eh?
Duenda.

6 comentarios:

campanilla dijo...

que no comento, pero me paso siempre ^_^

y que me encanta esta peli...


besos del norte tambien, con o sin viento

mua!

Duenda dijo...

Campanilla... Vaya, vaya.
A mí también me ha gustado, sí. ¿Qué tal la ópera? No me has contado nada...
Cuida esa patuela chunga, anda.

Y comentad, que esto también lo construís vosotros. Acogidos tus besos del Norte. Los guardo en la caja de pandora.

Otro desde aquí.

Duenda.

Tembetá dijo...

Distingo, distingo. Qué bonita. Chocolate, sonrisas frescas contra el mundo, un pirata de río y una misión perpetua sobre unos hombros.

Preciosa, sí.

El viento del Norte hoy no sopla, está cansado desde hace dos noches, que desplegó sus alas a lo bestia...

MUA!

Duenda dijo...

¡Vaya! ¡Un hada verde! ¡Hola!

¿Esperas antes de volver a esconderte para decirte un secreto?

Schhh... De esos que solo hadas y duendes sabemos. Lo sé, lo sabes.

Un abrazo no. Dos.

Duenda*

Tembetá dijo...

Ehm, claro que espero. Aquí sigo... No te hagas de rogar, venga.

Aunque... ¿y si ya sé? Como soy hada... Un besote, duenda.

¿Cuándo otro paseo por los bosques?

Otro abrazo, chiquitín. Jiji.

Duenda dijo...

Yo no me hago de rogar, ya sabes que igual peco de impulsiva espontánea y muchas veces, desgraciadamente, siento que he hecho el ridículo o me han tomado el pelo.

Ye lo que hay, como decís por ahí arriba.

No hay secretos, creo. Solo era una forma de acción - reacción. Y ¡ha funcionado! jaja...

El paseo por los bosques lo pintamos cuando quieras, solo es cuestión de coincidir un rato y que el rato (raro) sea adecuado, que los momentos (y los paseos por los bosques) no se fabrican. Fluyen, surgen, nacen sin poner medios.

Un beso, anda. Pero gOOordo, como yo ;-)

¡Verde que te quiero verde, verde melón, Tembetita!

Duenda.