domingo, 5 de noviembre de 2006

uhm...

Uhm... La vida está llena de preguntas y respuestas alborotadas que igual a veces asociamos de manera equivocada. Otras, acertamos en la unión pregunta - respuesta y nos llevamos gratas sorpresas.

Que el miedo a equivocarnos no nos lleve a dejar de cuestionarnos cositas, porque si no, menudo aburrimiento. Una vida sin sustos no mola, ¿a que no? Esos sustillo quizá desembocan en una gran felicidad: complicada, pero graaande al fin y al cabo.

Dedicado. De idiota a idiota ;-)

Feliz semana a todos.

Duenda.

4 comentarios:

Tembetá dijo...

Eso, eso, a preguntarse cosillas, que para eso tenemos la cabeza y el alma.

Y es que, si dejamos que el alma se aburra en sus certezas absolutas, dejaremos de entender el curso de nuestras vidas, porque las cosas cambian, y hay que acertar a preguntarse hasta qué punto lo van haciendo.

Las preguntas hacen caminar en busca de respuestas. Si la razón se detiene porque no hay preguntas, nos quedamos vacíos de novedad, y no sabemos qué ocurre en nuestro interior, precisamente porque no ocurre absolutamente NADA.

Pregunta, pregunta(te), pregunta(nos), pregunta(le), pregunta(os), pregunta(les). Y echa a andar.

Capitana de los vientos dijo...

Cabecitas locas cuestionándose y perdiéndose en razones sin razones.
Almas que caminan de puntillas, tambalean un poquito y huyen despavoridas de ese no se qué, que les gusta y les asusta.
Luego extenuadas de correr confusas en dirección opuesta se detienen… respiran y ya está…ha pasado.

Les asustan sus dudas, les inquietan, temen…entonces se detienen y en un atisbo de valentía e idiotez deciden continuar firmes en su caminar.
Y la satisfacción es mayor cuando se ven acompañadas de esas manos que no cuestionan y les ayudan a responder.
Manos que no dudan solo exclaman, se inquietan y se duelen de rasguños.

Manos fuertes esas que han soportando tantas veces mil locuras transitorias, han curado bien sus heridas y hoy se pierden preguntándose si a ellas mismas les duelen.

Otra vez lo vuelvo a ver muy claro, temer, dudar, creer y crecer, bofetada al suelo y otra vez arriba, idiota.

Todo más claro, claro
Besotes

Duenda dijo...

"...nOviembre se va y nO me deja palabras. Y nO vOy a negar que he pintado un rincOncitO para tí en esta ciudad.

¿dÓnde encOntrar final feliz para este cuentO?

Quizá esta canción lOgre decirle a tus ansias lO que guarda mi intenciÓn..."

Esto es un cachito de tu esencia, se lo he robado a Fulanito Delgado. Igual te ayuda, o te desayuda, no me digas.

Pero que no hay dobleces, que no... RaReZa? o MaGiA, y qué me importa.

Me alegro, idiota. Claro.
Abrazo.

Duenda.

Duenda dijo...

Este blog... ¿está vivo?

¡¡ señores !!

¿Este blog está vivo?