miércoles, 2 de mayo de 2007

Merendando.

¡He vuelto! ¡Y no me ha pasado nada! Jajaja... Para otra vez, prometo avisar de mis "desapariciones". Yo también os he echado de menos: a unos más que a otros. Después de cuatro días de vuelta a los orígenes entre carcajadas y mucho amor en formas asimétricas, decido empezar de nuevo y reconsiderar asuntos que dejar para más tarde, a los que dar punto y aparte sin demasiada explicación, que tampoco hace falta.


Planning con rotuladores de colores (apuntes, exámenes, trabajos, lecturas...), mucha musiquita de la buena, mucho teatro y mucho deporte, que ya hace bueno. Conversaciones desde el otro lado de una pantalla brillante y unas anchoas para merendar que me recuerdan cosas: ¿Cómo era eso de que no se puede nadar y secar la ropa al mismo tiempo? Bueno, de momento en plan Brave Heart a por las anchoas. En eso hemos quedado. Un beso, que te espío [desde el silencio].


Duenda, azul.

5 comentarios:

eme dijo...

preciosas saladas ocultas en el dobladillo de las cosas que no se dicen.

un beso.

Evatómica dijo...

Me gusta lo que conllevan las anchoas, pero en realidad las odio...
Paradojas de la vida.
besines

Duenda. dijo...

eme: ocultas, eso me gusta.

eva: ya me cuentas cómo fue la visita, ¿eh? si supieras cuántas paradojas...

beso a las dos.
duenda.

pindongo dijo...

¡Anchoas!Ummmmmmmmmmm,¡que ricas!anda que no he merendado yo veces un bocata de anchoas,jeje.

Duenda. dijo...

En realidad a mí me gustan con tostadas de pan - pan y mantequilla.
d.