lunes, 6 de agosto de 2007

Que...

"Esta noche despojada de oraciones y con sueños imposibles de rezar, me dispongo a hallar mis propias conclusiones musicando una plegaria personal. Que sea pecado la melancolía, de los templos galerías del horror. Que se imponga en cada asalto una sonrisa. Que sólo haya en la alegría salvación. Y que venga de una vez un dios a darle de cenar al que jamás pudo tener más que razones para estar siempre al margen de la dignidad. Que sea el cuerpo una celebración en vida siendo parte del orgasmo universal. Que no haya más bendicion que la agonía de nacer en el fundirse y derramar. Que en tu cara brille hoy toda la risa que la historia se encargó de censurar. Que regresen de la muerte los artistas. Que humanicen el derecho a imaginar. Que sea esta canción esperanza en tu mal curada fe, que mi voz se torne agua si en tu corazón hay sed. Que haya más cartas de amor en los buzones. Que se declare inocente a la verdad. Y que vuelvan a danzar las emociones aunque ya no sea tiempo de bailar. Que se invente una poción que troque el oro negro en pan. Que en las ruinas del amor florezca la necesidad de inventarnos una oportunidad. Que reciban con fuegos artificiales a los inmigrantes que vienen del mar y que aprendan a besar los generales y que el miedo desaprenda a gobernar".

Que Fede Comin organice pensamientos por mí.
d.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué tio... lo único que rimar en infinitivos es trampa...

Duenda. dijo...

A mí no me parece que sea trampa. Qué manía con desprestigiar los infinitivos. Pobres...

d.

La cónica dijo...

Prefiero mil veces un infinitivo a un gerundio que se ponga pesado. Al escribir vale todo lo que dice. Y tu oración dice mucho. Hermana, no lo sabía, pero creo que compartimos la fe. Será cuestión de escribir mi credo y ver. Amén. Amén.

Duenda. dijo...

Qué ilusión tu visita. Amén, entonces.

d.