viernes, 4 de enero de 2008

Amores que matan.


Suéltame, te digo. No me quieras tanto. Quiéreme menos y déjame más. No hagas de tus planes mi futuro. No controles cada cosa que hago / pienso / digo / siento / vivo / sueño / vomito. No frivolices, que me altera la existencia. No reces porque ningún dios existe ya para escucharte los estribillos de tu pan de cada día entre estas cuatro paredes. No judees abrazos y besos, que me convierten en piedra, en plástico tóxico. No cargues en mi espalda los asuntos de más. No deseduques lo echado a perder, por favor. No grites voces vacías cargadas de chantajes que me secan las entrañas. No presumas de un modelo que no tienes y que jamás será. No desees otra vida para corregir cada error, no tendrías suficiente tiempo. No ningunees mis proyectos, mi VIDA. No pretendas calma cuando has vuelto a despertar a la fiera. No prometas lo que siempre has sido incapaz de cumplir. No justifiques lo que nunca ha durado más de dos ó tres instantes mentirosos. No vengas, estoy agotada. No me mires, verás el horror al que nunca has querido enfrentarte por miedo. Suéltame, te digo. No me toques, que me enfermas. No me llores, que me entierras.

6 comentarios:

Naru dijo...

Buff, que nudo en el estómago me has dejado

Anónimo dijo...

Yo creía que era una canción de mecano.

y me pinto el pelo con rotulador dijo...

Ays...

Hay trozos en los que me encuentro...

Beso en la frente duendecilla y buen año lleno de buenos deseos...

Mijel... dijo...

Buffff... a saber...

El amor y la muerte son Dioses y harán lo que les plasca cuando les plazca y como dice por ahí un libro muy famoso: "Los caminos del señor son inescrutables..." eso mismo piensa el amor y otros demonios.

Jolin... es duro, pero como todo es cuestión de tiempo. Más de uno se sentirá identificado, suma y sigue.

Anónimo dijo...

no me mientas, no me digas la verdad, no te quedes callada, no me alces la voz...

Duenda. dijo...

hagas lo que hagas, parecerá mal. hagas lo que hagas, parecerá bien.

nunca se sabe.
d.