lunes, 28 de enero de 2008

Trece rosas ROJAS.

Virtudes, Julia, Adelina, Blanca, Dionisia, Victoria, Ana, Elena, Martina, Pilar, Carmen, Joaquina y Luisa. Las trece rosas. Y Carmen, que aún vive. Brutal, como lo fue la historia. Nuestra historia. A mi bisabuelo lo mataron por ser republicano.

"Voy a morir con la cabeza bien alta. Sólo por ser buena: tú mejor que nadie lo sabe, hijo mío. Sólo te pido que seas bueno, muy bueno siempre. Que quieras a todos y que nunca guardes rencor a los que dieron muerte a tus padres, eso nunca (...)". Blanca Brisac.

"Con todo el cariño y entusiasmo os pido que no me lloréis nadie. Salgo sin llorar. (...) Que mi nombre no se borre de la historia (...)". Julia Conesa.

"(...) Conservad la serenidad y la firmeza hasta el último momento, que no os ahoguen las lágrimas, a mí no me tiembla la mano al escribir. (...) Pero tened en cuenta que no muero por criminal, o por ladrona, sino por una idea. (...)". Dionisia Manzanero.

5 comentarios:

Nacho dijo...

Tristes guerras
si no es amor la empresa.
Tristes, tristes.

Tristes armas
si no son las palabras.
Tristes, tristes.

Tristes hombres
si no mueren de amores.
Tristes, tristes.

Cancionero y romancero de ausencias. Miguel Hernández

Javi dijo...

Una peli triste, pero de una tristeza bella...

y me pinto el pelo con rotulador dijo...

Aún no la vi...

Cuidate Duenda Guapa

Duenda. dijo...

Nacho: tristes, tristes.
Javi: belleza triste, qué triste.
Bego: pues lleva clínex y el corazón dispuesto.

besos.
d.

Guaju dijo...

Las Treces Rosas Rojas ha sido, este año, uno de mis regalos de Reyes...un regalo de esos que ya son para toda la vida...
Qué decir del libro (la peli es mucho más light)...IMPRESIONANTE!!

Creo que, a parte de muy triste, es un libro en el que duelen todas y cada una de sus páginas...

Leí el libro, me compré el anterior Las Trece Rosas (Jesús Ferrero), después el de Martina, la Rosa Número Trece, La Voz Dormida de Dulce Chacón, y ahora estoy a la espera de hacerme con Presas de Tomasa Cuevas, en el que se recogen testimonios de reclusas sorevivientes de las cárceles franquistas.También me bajé por la mula dos documentales sobre el tema.

Por eso, qué decir sobre el libro, sobre esa historia, sobre esas atrocidades...hay veces que uno siente y no es capaz a describirlo con palabras...

Siento mucho el rollazo...
saludos