miércoles, 3 de enero de 2007

Insomnio.

(...) - ¿No puedes dormir? - No. - ¿Por qué? - Mmm... me pican las orejas. - Vaya, eso no puede ser bueno. - No lo es, las tengo rojas. - Yo te soplo un poco, espera. - Pero no hagas ruido, que me da miedo. (...) - ¿Todavía no puedes dormir? - No. - ¿Y ahora qué te pasa? - Tengo demasiadas cosas en la cabeza. - Pues déjalas sobre la mesa. - Ya, pero es que una se ha atascado. - Vaya, ¿te ayudo? - No, quita. No manosees mis sesos. (...) - ¿Sigues sin poder dormir? - Ya lo ves. - ¿Y ahora qué te pasa? - Tengo los pies helados. - ¿Te presto mis calcetines? - No, no, tengo que acostumbrarme. - ¿Cómo? No entiendo, pero si estás diciendo que... - Schhh! Calla. Escucha despacio, que no hace falta entenderlo todo. (...) - ¿Duermes ya? - Ahora sí. - ¿Y qué sueñas hoy? - Que soy un pez y tengo una memoria de 2 segundos atrás, solamente. - Qué aburrido. - Zzzz...

4 comentarios:

Tembetá dijo...

A veces, cuando no puedo dormir, cuento estrellas. Se las cuento, quiero decir.

Pero la mayoría de las veces me quedo dormida haciéndolo.

Beso.

Duenda dijo...

Yo cuando no puedo dormir, juego una partidita al tetris, o dos.

Ahí intento encontrar el orden sin huecos que no logro en algunos días de mi vida. Y entonces, ilusa de mí, siento que el desorden de la cocotera se vuelve más pequeño.

Pero también me quedo dormida... así que en realidad no sé si termino la partida o dejo que suban solas las fichas y se llena todo de agujeros, como en algunos días de mi vida.

Pero esos días no sueño ni se lo cuento a nadie, no vayan a pensar cosas raras.

Beso de buena noche, Tembetita. Y que duermas, hoy.

campanilla dijo...

Pues yo soy más simple... cuando no puedo dormir, leo, o paseo por casa a oscuras, como si con cada paso que doy me alejase un poco más de lo que tengo en la cabeza... y cuando estoy "suficientemente lejos" intento cerrar los ojos sin pensar en nada...

a veces funciona, y te leo, claro.

Beso con flor ^^

Duenda dijo...

Cuando no puedo dormir, también leo a Coelho. Hoy lo he llevado a clase como propuesta y no ha cuajado; y me importa bastante poco. A mí me gusta mucho. Soy una tipa simple que lee a Coelho. ¿Y?

A veces me da la sensación de que me ponen el listón un poco alto y yo solo mido 1,60.

Me importa poco lo que diga la peña, pero en días de bajón hace mella, como hoy.

Aún me dura la Navidad.
Y la traición, claro.
Me duelen esas palabras...
No tengo ganas de sonreír.
Y me ha salido un orzuelo.

Es que es Enero y entran los nervios...

Quizá por tener tantas cosas en la cabeza no puedo dormir.

Un beso verde, hada.

Duenda.