martes, 23 de enero de 2007

Piruleta pendiente.

Es cierto: todo a su tiempo. Pero con las ganas, a veces se me olvida. Soy impaciente cuando algo me gusta, cuando noto tirón y me doy sin pensar mucho - y sin corregir nada, porque nunca me ha gustado retocar - en arrebatos de espontaneidad que, expresada verbalmente, parece que traduce ideas vacías y estúpidas... que no lo son, pero no sé explicarme mejor. Y además, que no rima. De todos modos, gracias y os debo algo. Hasta después de los exámenes.
Y a ver si conseguimos unos altavoces...
y de paso un nombre, ¿o qué?
Duenda.

4 comentarios:

Mikha® dijo...

solamente mandar un abrazo a toda la gente que para por este blog y para la 'duenda posteadora' toda la tranquilidad, serenidad y paciencia para afrontar estas fechas examenes.
un beso, ciao

pindongo dijo...

No sé si es porque llevo poco en tu universo azul o qué pero no pillo nada...jeje,espero meterme pronto en la dinámica.

Duenda dijo...

Mikha!!

Vaya, vaya!! Sea usted pero que muy bienvenido a estos lares. Ganitas de cacharrear con vosotros!! Igual vuelve a terminar en un rico desayuno, jajaja.

Sigo con psicolingüística, uf. Me cago un poco en Chomsky, pero hay que apechugar. Quién me mandaría a mí coger esto...

Duenda, posteadora :-)

Duenda dijo...

De momento, las piruletas me las estoy comiendo yo. Me acuerdo de cuando Ángel - un profesor del cole que iba con bata blanca y nos daba tecnología y dibujo técnico - nos hacía comprar chupachuses de duro (de los de sin chicle) cada vez que nos pillaba comiendo chicle en clase.

Decía que el azúcar era bueno para las neuronas.

Ese mismo profesor que me hizo llorar tanto y me puso pero que bien jodido el aprobado en dibujo técnico. Yo nunca fui muy precisa para casi nada...

Pero bueno, eso, que las piruletas me las estoy comiendo yo.

Duenda.